sábado, 18 de junio de 2016

Novedad discográfica: Charango.Autores Chilenos Vol. 2

Por iniciativa del músico y productor Ítalo Pedrotti, en 2001 pudimos conocer el primer volumen de esta obra colectiva. En ella quedaba reflejado un resumen de más de tres décadas de labor artística en torno a este instrumento andino. En 2016 llega la segunda parte, con un amplio espectro de obras e intérpretes de esta nación sudamericana.





Charango. Autores Chilenos Vol. 2
Varios Intérpretes
Producido por Ítalo Pedrotti
Distribuido por
ECO Producciones
Santiago de Chile, 2016


La idea de compilar en un disco diferentes expresiones relacionadas con el singular corfófono de origen andino dio como resultado el celebrado primer volumen de “Charango. Autores Chilenos”, publicado en 2001 por un sello multinacional y reeditado en 2014 por la etiqueta chilena Alerce. Según su productor, Ítalo Pedrotti, se consideró, entre otras variantes,  “que el charango se exprese en el lenguaje que le es propio, es decir, que no se confunda con una mandolina, con un cavaquiño, un cuatro venezolano o una guitarra eléctrica, sino más bien que haga gala de los recursos expresivos que lo definen como tal: repiques, trémolos, rasgueos,  apagados, ligados, trinos o tipi, melodías a dos voces, etc.”  El disco no sólo sentó un importante precedente en Chile, sino que también influyó notablemente en la composición e interpretación de muchos charanguistas de Argentina y de otros países sudamericanos como Perú y Colombia.


 Ítalo Pedrotti

Este nuevo volumen es una necesaria continuidad de la exitosa experiencia emprendida hace quince años. Nuevas generaciones de músicos se suman a los maestros que de alguna forma marcaron el camino a través de sus composiciones y abordajes de la música tocada en charango. Con un desarrollo más bien urbano, las sonoridades del charango en Chile lograron un lenguaje propio, trascendiendo fronteras y abriendo camino a los compositores más jóvenes.

El disco comienza con un clásico de Víctor Jara: Ventolera. Si bien el tema ha sido compuesto para dos guitarras traspuestas, Ítalo Pedrotti descubrió que suena muy bonito en charangos. Aquí toca un ronroco en La menor y bombo legüero, acompañado por los charangos percutidos de Fernanda Mosquera (integrante de Sankara Dúo y Merkén) y Cristian Leiva Peña, artista autodidacta residente en Chillán. La versión suena potente y actual, pero a su vez con apego a la composición original.


Cristian Leiva

Nacido en 1997, el conjunto Entrama se ha destacado por su difusión de músicas de fusión latinoamericanas. Con intensa belleza nos entrega la obra Danza del agua, donde su compositor Rodrigo Durán toca ronroco, acompañado de Guillermo Correa en charango. Gastón Ávila, nacido en 1957, dedica su obra Remolino “al viento norte de mis inviernos cañetinos”. Se refiere a los remolinos de viento de Cañete de la Frontera, ciudad de la región del Bío Bío. Vientos y charango se destacan en interesante coloquio: Gastón intepreta charango y bajo eléctrico mientras que Germán Labbé hace lo propio con las zampoñas.
Una de las sorpresas de la placa es la inclusión de Sipassy, grabado en 1987 en el disco de Illapu “…Para seguir viviendo”.  Participan en la grabación Roberto Márquez (charango), José Miguel Márquez (quena) y el recordado y querido Eric Maluenda (bombo). Disfrutamos de una fusión de tradición y modernidad en hermosa melodía. Según Roberto, se trata de una composición experimental que intenta reflejar tradiciones incásicas.


Roberto Márquez

Héctor Soto, primer compositor e intérprete chileno en grabar un disco de charango solista, nos brinda elegancia y musicalidad en su habitual estilo. La creación elegida es Cerro Blanco, donde lo secundan Melvin Velázquez (guitarra), Sebastián Iglesias (bajo acústico) e Ítalo Pedrotti (bombo legüero). El vuelo de la parina posee una interesante elaboración. A través de sus arpegios va generando “climas” en el desarrollo sonoro del tema. Se trata de una composición de Claudio Araya, músico fundador de Huara (1975) y participante en el grupo Congreso entre los años 2001 y 2004. Aquí toca charango y bombo legüero, acompañado por Macarena Rubilar (charango) e Ítalo Pedrotti (crótalos).


Macarena Rubilar

Sergio Ramírez Núñez aporta una linda composición titulada Facundo, en homenaje a uno de sus hijos. Según su creador es un “bailecito a la chilena”, y en efecto tiene un estilo alegre, propio de algunas obras de ese origen. Desde Valparaíso llega Camilo Gómez Camblor, quien realiza una búsqueda artística diferente; explora sonoridades desarrollando un lenguaje propio en el charango, tal como nos expresara en una entrevista para este medio. Espejo rítmico “es uno de los 260 arquetipos mayas. Es una composición dedicada a la mujer que amo” cuenta el joven compositor en el librillo del CD. El tema pertenece a su disco “La huella del oro” (2014). Lo acompaña en bombo legüero Dante Escorza.

Camilo Gómez

En Camino Viejo, melodía rica en matices desarrollada con estilo propio, Ítalo Pedrotti destaca las diferentes posibilidades creativas que brinda el charango. Otro de los músicos más destacados en la interpretación de este instrumento es Freddy Torrealba, quien nos permite conocer una linda creación, Ecos del Quisco. Está inspirada en esa playa del Litoral Central y ha sido presentada en su CD “Quiebra dedos” de 2014. 

Freddy Torrealba

Quijeramá es un conjunto que interpreta world jazz en Oackland, ciudad de California, Estados Unidos.  La creación Galope Jara, en evidente alusión al músico y director de teatro Víctor Jara Martínez, es muy interesante en matices rítmicos y melódicos. Su autor es Quique Cruz, quien toca charango en Do menor y trutruca junto a Jeremy Allen (contrabajo) y María Fernanda Acuña (percusión). Una composición de similar género es Lunar, de Cristóbal Basso. Su melodía, que “nace de una improvisación nocturna”, se acerca al género del jazz. Está interpretada por Alaracos, formado por Cristóbal Basso (charango y guitarra eléctrica), Javier Orizola (guitarra), Felipe Apablaza (bajo), David Espinoza (saxo), Joaquín Rodríguez (percusión) y Elizabeth Morris (cajón peruano).

José Escobedo participa en el disco con una obra reposada, en íntimo coloquio de cuerdas basada en la guitarra campesina: Tonadita. José toca charango y Bricson Rubio guitarra. El mar no puede estar ausente en las obras chilenas. En este caso aparece en Caracola, composición de interesante “vuelo”, en búsqueda de un lenguaje actual para la sonoridad del charango. Son autores e intérpretes de este tema Sebastián Flores (charango) y Nicolás Sanzana (guitarra y violín). 
Danilo Toledo Gavilán es compositor de formación académica. Ha formado parte del Quinteto de Saxos Pro Jazz y del conjunto Urubamba. También realiza composiciones para películas documentales y participa activamente en la docencia e interpretación musical. Podemos apreciar su arte en Elogio a Gabriel, “un homenaje a las virtudes humanas”. Se destaca el refinamiento y la belleza de esta obra compuesta para charango solista.


Danilo Toledo

Pedagogo en Educación Musical (Universidad de Playa Ancha) e integrante de la Orquesta Andina (Pontificia Universidad Católica de Valparaíso), el grupo Caña Quemá (ritmos cubanos), el Ensamble Latinoamericano Abya Yala y el Dúo Chatarra, Fabián Durán Bustamante comenzó a tocar charango a los 16 años. Su obra posee influencias de Inti-Illimani y otros cultores de la “Nueva Canción Chilena”, además de grupos musicales de toda América Latina. En esta oportunidad Fabián nos ofrece su primera creación para charango, que data de 2009. Se trata de La Colorada, melodía aparentemente sencilla con un interesante sustrato folklórico que invita a bailar. Lo acompaña en guitarra José Pablo Catalán, su compañero en el citado Dúo Chatarra (charango y guitarra). 



Fabián Durán y José P. Catalán

Milton Núñez Mora es músico y compositor oriundo de Curacautín (región de la Araucanía). La belleza natural de esta región ha inspirado la obra Araucanía andina, en la cual sus paisajes parecen estar aludidos en preciosa y variada inspiración. Milton toca charango, guitarra, cajón, maracas y cencerro; Germán Labbé, quena; Sebastián Iglesias, bajo Fretless e Ítalo Pedrotti bombo y palmas. Por su parte Ronda al revés hace referencia “al transcurrir de los años, el paso del tiempo”. Está compuesta e interpretada por Pablo López (charangón en Mi menor) y Horacio Durán (charango en La menor con cuerdas metálicas). Aun con sencillez, el dúo logra una melodía elocuente e intensa.


Horacio Durán

En Altibajos Carlos Cabezas homenajea al conjunto Los Jaivas. En diferentes cuerdas (charango, guitarra eléctrica y acústica, bajo), Cabezas expresa convincentemente su tributo al grupo al que pertenece actualmente, secundado en batería por Marcelo Arenas.

Carlos Cabezas

Cierra el fonograma el músico serenense Luis Mery con su obra Pewen (escrita en esta oportunidad Pehuén). Es un lindo homenaje al pueblo mapuche, realizado con respeto y admiración. El oyente puede apreciar en la melodía una enorme fuerza expresiva, dada por los músicos del grupo: Luis en charango, July Cancino en flauta traversa, Francisco Vergara en guitarra. Patricio Aravena en bajo eléctrico y Juan Carlos La Fuente en percusión.


Luis Mery


Fotos: Archivo “Trova Andina” y “Fogón Latinoamericano”

El disco está a la venta en Chile en formato físico (CD) y también puede descargarse a un precio de 8 dólares estadounidenses en el sitio http://www.portaldisc.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario