miércoles, 1 de junio de 2016

Inti-Illimani Histórico en vinilo

“Esencial” (2006), “Eva Ayllón + Inti-Illimani Histórico” (2012) e “Inti-Illimani Histórico canta Manns” (2014), editados oportunamente en CD, acaban de ser publicados en LP para deleite de muchos seguidores.



El disco de vinilo o LP ha sido el formato principal para la edición y escucha musical durante más de medio siglo. Entre 1988 y 1991 comenzó a declinar en favor del novedoso disco compacto. A su vez, este formato fue decayendo debido  a las descargas digitales y los archivos MP3, a pesar de la poca calidad de estos últimos. En los últimos años, los discos de vinilo comenzaron a ganar espacio entre el público que aun prefiere los formatos físicos. Chile no es la excepción; en este país se acrecienta el interés por los discos LP. Recientemente se ha anunciado la reedición de tres discos de Inti-Illimani Histórico, que resumen una década de labor artística.



Esencial
Grabado en la Sala Master de la Universidad de Chile, este disco está conformado por obras de diferentes autores, aunadas por el estilo único de Inti-Illimani Histórico. El programa abre con Arroz con cocolón, simpática obra de Juan Criado que rezuma sonoridades peruanas. La dupla autoral Patricio Manns – Horacio Salinas nos brinda Danza verde, primera canción de la obra inédita “Cantares del mito americano” (2001) y Tan sólo amando el hombre camina. El delicado e inspirado lirismo de Manns más las voces e instrumentaciones de los Inti generan versiones de altísima calidad.
Víctor Jara es revisitado a partir de su canción El lazo, basada en las vivencias del autor en Lonquén, la localidad suburbana de Santiago donde pasó su infancia. Inti-Illimani Histórico apela a la sutileza vocal y delicados toques para darle a la versión una expresividad poco común.
José Seves protagoniza dos canciones bien diferentes: la primera es el bolero Llanto de luna (Julio Gutiérrez), vertido con su habitual estilo vocal; la segunda es una obra propia con aires caribeños titulada Cantantes invisibles. Por su parte, Horacio Salinas, director del conjunto, aporta dos temas instrumentales: Danza mediterránea, donde se mixturan aires italianos y latinoamericanos y Doña Flor, en la cual se destaca la participación del trombonista Héctor Briceño.
El sustrato latinoamericano se hace más evidente en las interpretaciones de Montilla (popular venezolana), Tacacoma (folklore boliviano) y Corocora con tucán de Jorge Ball, quien se luce tocando cuatro en esta emotiva melodía.  Canzone del pescatore, del compositor napolitano Roberto de Simone (n. en 1933) devela la impronta dejada en varios integrantes del grupo que pasaron su exilio en Italia durante la dictadura militar chilena (1973-1990).




Eva Ayllón + Inti-Illimani Histórico
El interés del grupo por la música afroperuana y la mutua admiración con la cantante Eva Ayllón hicieron posible el registro de una obra conjunta imperdible. El fonograma aborda obras de autores chilenos, peruanos y argentinos así como canciones del acervo popular.

El disco abre con un clásico chileno:  Valparaíso, la canción más popular del recordado Osvaldo “Gitano” Rodríguez (1943 – 1996), adaptada como valsecito peruano. No me cumbén (popular peruana recopilada por Nicomedes Santa Cruz) es una divertida pieza que se realza en la voz de Eva. Deja la vida volar, de Víctor Jara, cobra renovada vigencia con cierto aire peruano en las voces de Eva y José Seves, mientras que Darte luz, de Elizabeth Morris es un aporte más que interesante al arte de Inti-Illimani Histórico y Eva Ayllón.


 Eva Ayllón y José Seves

Fina estampa, una de las grandes creaciones de Chabuca Granda, puede disfrutarse en el dúo vocal de Eva y Horacio Salinas. Otra historia muy emotiva es la que cuenta Víctor Heredia en Bailando con tu sombra (Alelí), cantada por Eva con hondo sentimiento. Horacio Durán suma en su charango un delicado acompañamiento.  El bolero tiene su lugar a través de Regresa (Augusto Polo Campos) y Llanto de luna (Julio Gutiérrez).   
El Perú profundo está descripto a través de hermosas composiciones: la muy conocida Ritmos negros del Perú (N. Santa Cruz), Ingá y Toro mata (populares), desarrolladas vocal e instrumentalmente con amplios recursos expresivos. Arroz con cocolón (J. Criado) aparece en una versión diferente a la del disco anterior, mientras que Todos vuelven (César Miró – Alcides Carreño) es un hermoso cierre de esta importante obra compartida. 





Inti-Illimani Histórico canta Manns
La relación entre Inti-Illimani y Patricio Manns se da prácticamente desde el comienzo del conjunto chileno. Hacia finales de los años 60 Manns ya había editado varias producciones de gran interés musical y poético: “Entre mar y cordillera” (1966), que contiene la famosa canción Arriba en la cordillera, la cantata “El sueño americano” (1967), “El folklore no ha muerto, m…” (1968, junto a Silvia Urbina) y “La hora final” (1969).  Pero es en 1971 en que el conjunto y el compositor comparten grabaciones y escenarios. Inti-Illimani participa como acompañante en el disco “Patricio Manns” editado por el sello Philips, en los temas Canción para levantar una casa, El exiliado del sur (con letra de Violeta Parra), Fiesta, de Joan Manuel Serrat, No cierres los ojos, La ventana y En canto de los gallos. Los arreglos y la dirección de ese disco fueron realizados por el recordado compositor Luis Advis.
Durante el exilio al que los obliga la dictadura de Pinochet, los Inti graban América novia mía en 1977 (disco “Chile Resistencia”) y poco tiempo después comienza la colaboración autoral entre integrantes del conjunto y Patricio Manns: Retrato y Vuelvo (con Horacio Salinas) más Samba landó (Manns, Salinas y José Sevés),  son grabadas en “Canción para matar una culebra” (1979).  El disco “Palimpsesto” también contiene colaboraciones entre el cantautor e integrantes de Inti-Illimani: la canción que da nombre al disco, con Salinas y Un hombre en General con J. Seves. En 1982 el grupo participa como acompañante de Patricio en su disco “Con la razón y la fuerza” (“La araucana” en algunas ediciones), que contiene tres temas de la dupla Salinas – Manns: Las caídas, Palimpsesto y El equipaje del destierro. “La muerte no va conmigo” (1986) es otro disco compartido. A lo largo de la historia de ambos artistas continúan las colaboraciones, por lo que es natural que Inti-Illimani Histórico (escisión del grupo original) dedique un álbum completo a uno de los creadores más importantes de la música y la literatura chilena y latinoamericana.

Nacido en 1937 en Nacimiento (región del Bío Bío, Chile), Patricio Manns es uno de los creadores más destacados de la Nueva Canción Chilena, mientras que su obra literaria abarca diversos géneros: desde la novela histórica hasta el periodismo. Inti-Illimani Histórico ha elegido diez obras de Manns, compuestas entre 1956 y 1983, definidas como “canciones de amor”. Abre el disco Yo no canto tu nombre (P. Manns – Edmundo Vázquez, 1965), que cuenta con un hermoso arreglo vocal. La canción – parabién El andariego (1965) está protagonizada por José Seves, quien le brinda su particular estilo interpretativo. La nostálgica Elegía sin sombre (1969) es otro de los aciertos del grupo, por su elevada calidad poética y musical.

Camilo Salinas


La Balada de los amantes del camino de Tavernay es la composición más reciente en el tiempo (1983) y está dedicada por Patricio a su pareja Alejandra Lastra. La guitarrera que toca (1965) es otro de los temas que parece compuesto especialmente para el gran arco interpretativo de Inti-Illimani Histórico: piano, bombo y charango agregan distinción a una  de las obras más bellas de Manns. El altísimo nivel poético del cantautor sureño se despliega plenamente en Valdivia en la niebla (1966, grabada en 1971); el grupo se adentra en los climas descriptivos de la lírica traduciéndolos en impecables arreglos musicales.
De la cantata “El sueño americano” (1965) procede Canto esclavo, marcado musicalmente por las percusiones latinas. Por su parte, El pacto roto (1972, grabado en 1982 con Inti-Illimani) es una notable historia poética, interpretada con hondura al igual que Los mares vacíos (1965). Cierra el disco Bandido (1956), zamba canción compartida con el propio Patricio Manns.

No hay comentarios:

Publicar un comentario