domingo, 16 de abril de 2017

Charangos del Mundo 2017: Grilla de actuaciones

La ciudad argentina de Rosario será sede, por tercera vez consecutiva, del prestigioso Festival Internacional “Charangos del Mundo”. Será la XIV edición internacional y la IV nacional (la primera fue en Buenos Aires en 2010). A continuación ofrecemos el programa brindado por los organizadores de este evento.






Sede: Espacio Cultural Universitario

San Martín 750, Rosario, provincia de Santa Fe.





  
Ubicación del ECU
© Google Maps





JUEVES 20 DE ABRIL

17:00 hs: Conversatorio: “Charango de tres cuerdas”
                     Fausto Mariscal (luthier y músico – Sucre, Bolivia)


Fausto Mariscal

CONCIERTOS:
19:00 hs  Los Pachawawas (Jujuy)
19:30 hs  Ángel Reyes (Santa Fe)
20:00 hs Fausto Mariscal (Sucre, Bolivia)
21:00 hs  Locoto (Rosario)


VIERNES 21 DE ABRIL

16:30 hs: Conversatorio: “Historia de la Sociedad Boliviana del Charango”
                     Abel Hurtado Barrancos (Sucre, Bolivia)

17:00 hs: Conversatorio: “Construcción de Charango”
                     Pablo Kiernan (Los Cardales, BA)


Pablo Kiernan


CONCIERTOS:
19:00 hs  Gabriel Vargas (Mendoza)
19:30 hs  Abel Hurtado Barrancos (Sucre, Bolivia)
20:15 hs  Azulpampa (Rosario)



SÁBADO 22 DE ABRIL

16:00 hs: Conversatorio y proyección: “Variedades de construcción de charangos”
                     Rubén Knutzen (Rosario)

16:45 hs: Taller: “Variantes de los rasguidos de la cueca”
                     Daniel Navarro (Victoria, BA)


Daniel Navarro


CONCIEERTOS:
19:00 hs: Charagua (Suena la Orilla) Orquesta de Música Latinoamericana (Rosario)
19:30 hs: Yann Béréhouc (Reims, Francia)
20:00 hs: Daniel Navarro (Victoria, BA)
20:30 hs: Daniel Betrosqui Cuarteto (Rosario)
21:00 hs: Eze Charango y sus Amigos (Rosario)


Fotos: Archivo “Trova Andina” y gentileza de “Charangos del Mundo”



lunes, 10 de abril de 2017

Charagua: de los Andes a Rosario

La Orquesta de Música Latinoamericana Charagua propone un recorrido por el repertorio de raíz folklórica sudamericana en un excelente trabajo artístico que incluye voces, vientos, cuerdas y percusiones.




Orquesta de Música Latinoamericana
CHARAGUA
(Suena la Orilla)
Primera Presentación
Museo Provincial de Ciencias Naturales
Dr. Ángel Gallardo
Sala Rodolfo Walsh
San Lorenzo 1949
Rosario
Provincia de Santa Fe
Argentina
Sábado 8 de abril de 2017



El concierto inicial de esta orquesta, anunciado a través de redes sociales y otros medios de difusión, nos llamó la atención por varios motivos. Desde la estética, y principalmente desde el nombre y su tipografía, todo nos remite al Chile de los años 70, momento en que se consolidaba el movimiento de la Nueva Canción Chilena. A partir de músicas de raíz folklórica andina, los grupos y solistas que integraron ese movimiento renovaron el repertorio popular brindando rasgos de originalidad que rápidamente traspasaron la cordillera. Charagua es un municipio boliviano en el departamento de Santa Cruz y es también una melodía creada por Víctor Jara en 1970 para la Televisión Nacional de Chile. Podría ser, además, el acrónimo de “charango” (uno de los principales instrumentos de esta orquesta) y “agua”, en referencia al río Paraná en cuanto Rosario es una ciudad litoraleña.

La sala Rodolfo Walsh va colmando su capacidad hasta que llega el momento esperado. El músico, compositor y presentador Toki Giampani abre el concierto con un sentido poema a modo de manifiesto mientras van ingresando los músicos a escena. Seguidamente podemos disfrutar una de las obras originales de este conjunto: Meta huaynito (T. Giampani, Ezequiel de Luis y Jonatan Santos). Voces, charangos, toyos, sikus, quenas, guitarra y percusiones se aúnan magníficamente en un inicio insuperable.

Toki Giampani
                                   
Charanguito (Ana Céspedes y Javier Angulo) es uno de los grandes éxitos del cantautor jujeño Bruno Arias. La versión en canto colectivo aporta una fuerza expresiva que mantiene viva la atención del numeroso público presente. El tema instrumental Huayno-T (Jorge Cumbo) comienza con un delicado dúo de bandoneón y charango e incluye el arte de una virtuosa bailarina: Viviana Contino. El paciente y minucioso trabajo de Ezequiel de Luis con sus alumnos ha fructificado en una orquesta que seguramente tendrá una amplia proyección nacional e internacional.


Video: Huayno-T


Caña mía (Domingo y Tomás Ríos) también es precedida por una poética intervención de Toki Giampani. Bombo, caja y guitarras acompañan las voces, además de charangos y aerófonos andinos. Las buenas condiciones acústicas de la sala permiten disfrutar las interpretaciones sin ayuda de amplificación. El recitado La rebelión de los abuelos (Domingo Andrada y T. Giampani) es una encendida denuncia acerca de las condiciones de vida de los mayores. Recita Domingo Andrada y Toki acompaña musicalmente con su bandoneón. El clima melancólico cambia cuando comienza la vivaz Cueca de los Coyas de Oscar Valles y Antonio Pantoja. En esta ocasión Viviana y Domingo agregan otro motivo de interés a esta pieza al interpretarla bailando. Oscar Arturo Mazzanti, más conocido como Oscar Valles (1924 – 2003) ha sido un prolífico compositor que integró durante tres décadas el aclamado conjunto musical Los Cantores de Quilla Huasi. Antonio Pantoja (1915 -1991) ha sido un músico de formación autodidacta. Nacido en Ayacucho (Perú), Pantoja se radicó en Buenos Aires en 1943 realizando una importantísima labor de creación y difusión de obras de raíz folklórica andina.

 Domingo Andrada

Jach’a Mallku (Cinco siglos resistiendo) es un huayno tradicional con letra de Lobo Paz, muy conocido en versiones de sikuris. Habiendo podido apreciar las grandes virtudes del conjunto orquestal, esta interpretación confirma el alto nivel artístico de Charagua. Continúa, precisamente, una melodía compuesta por el músico que creó el título Charagua: el recordado Víctor Jara Martínez (1932 – 1973). Cantautor y director de teatro, Jara ha sido uno de los grandes renovadores de la cultura chilena en ambos ámbitos: el escénico y el musical. En 1957 ingresó al Conjunto Cuncumén, con el que realizó una extensa gira por Europa. Entre 1966 y 1973 grabó siete discos en calidad de solista, a los que hay que agregarle una obra inconclusa (“Manifiesto” o “Canciones póstumas”) y tres discos con grabaciones en vivo en diferentes países. Tras el golpe de Estado el 11 de septiembre de 1973 Jara fue detenido junto a otros docentes de la Universidad Técnica del Estado y unos días después fue asesinado cobardemente por militares golpistas en el Estadio Chile. Una de sus creaciones instrumentales más difundidas es La partida, arreglada originalmente por los integrantes del grupo Inti-Illimani. La inclusión del bandoneón al comienzo de esta versión de Charagua le agrega un toque especial a esta bellísima melodía.

El tema final, anunciado por Toki Giampani es la composición tradicional boliviana Señora chichera:

Señora chichera
Véndeme chichita
Si no tiene chicha
Cualquiera cosita
Huila palomita

Chihuanku chihuanku
Machayku chihuanku
China jampahatua
Kasayku chihuanku
Huila palomita.


Video: Señora chichera


 “Es un raro final. Es un comienzo. Un comienzo que es continuidad. Apenas momentos de la música toda, de la música originaria. Muchas generosidades debieron confluir y sonar en la misma orilla para estar hoy aquí, juntos. Las de los músicos, las de los compositores, las voces del coro, y nuestro director, Ezequiel de Luis”.

Acto seguido, una de las integrantes de la orquesta le obsequia a Ezequiel una hermosa obra plástica: una mano en alto empuñando un charango, ante el aplauso de todos.



“Queridos todos: gracias por venir. Que la música sea para compartir y si no hay amor, que no haya nada”.

Ezequiel: “Muchas gracias a toda esta gente que está acá [se refiere a los músicos y cantantes], pero hay mucha más: en proyecto, video y demás cosas, en remeras, etcétera, que hicieron posible esto también y un orgullo, en primer lugar, ustedes [músicos] que estuvieron a la altura y se coparon, y a mi familia, que me hace el aguante”.
El cierre definitivo está dado por un fragmento, a modo de bis, de Señora chichera.

Integrantes de Charagua – Suena la orilla:

Nelson Panozo (vientos andinos), Graciela Costa (voz), Domingo Andrada (voz, charango y danza), Romina Brucellaria (charango y voz), Rubén Knutzen (vientos andinos y voz), Anahí Peralta (bandoneón, charango y voz), Toki Giampani (bandoneón, vientos andinos y voz), Macarena Leguizamón (charango y voz), Bruno Berguñán (voz), Florencia Bortolato (charango), Constanza Llopart (charango), David Antognoli (charango y voz), Miriam Susana Azúa (voz y percusión), Daniela Cristina Giacosa (voz y guitarra), Andrea Paoloni (voz y percusión), Franco Gigli (guitarra), Damián Ciancio (guitarra), Víctor Gregoris (octavango), Juan Ignacio Mazón (percusión), Stella Maris Aronna (guitarra), Gustavo Javier Celentano (vientos andinos), Viviana Augsburger (voz), Rubén Flores (voz), Cecilia Edit Frete (voz), Victoria Gastaldi Lerdez (vientos andinos y voz), Ángel Reyes (charango), Fernanda Celario (ronroco y voz), Ángel Rivero (ronroco y voz), Darío Maza (charango y voz), Micaela Fagioli (charango y voz), Pamela Keilty (vientos andinos y voz), Simón Piaggio (charango), José Luis Balbuena (vientos andinos y voz), Jonatan Santos (ronroco y voz), Facundo Graf (charango), Ezequiel de Luis (dirección).

Agradecemos especialmente a Ezequiel de Luis las facilidades brindadas para la realización de esta nota. 

domingo, 12 de marzo de 2017

Discos: Charancello, Música Latinoamericana

Surgido en 2010, el Trío Charancello estrecha “lazos indelebles” entre los sonidos del cello y el charango, dos instrumentos bien diferentes en sus sonoridades. A través de una hermosa síntesis, el conjunto recrea clásicos argentinos y latinoamericanos renovando su estética y acrecentando su interés en nuevos públicos.




Trío Charancello
Música Latinoamericana
Producción Independiente
Argentina 2015

El Trío Charancello está conformado por Jorge Cerman (violoncello), Pablo Moral (guitarra, percusiones y voces) y Sebastián Molinas (charango y sikus). Se formó en marzo de 2010, actuando en diferentes espacios de la Ciudad de Buenos Aires. Desde el librillo del CD Charancello nos da la bienvenida “a este manierismo folklórico”. El término manierismo designa un estilo artístico que predominó desde el final del Alto Renacimiento hasta los albores del período Barroco, entre los años 1530 a 1600 aproximadamente. Y de alguna manera ese estilo ha sido trasliterado a la conjunción del violoncello, con su solemnidad y nostalgia, y a los sonidos alegres del charango. El resultado es una valiosa recreación de varios clásicos de la música argentina y latinoamericana renovados sonoramente. “Nuestra música es más amiga de los caminos que de las fronteras. Nuestra música, al igual que nuestra América ¡es mestiza!”. Efectivamente este rasgo está dado por los múltiples orígenes de nuestros ritmos de raíz folklórica así como por la variedad de expresiones de nuestro continente.


Trío Charancello

El disco comienza con una Introducción al estilo de los conciertos en vivo, creando una gran expectativa por lo que vendrá. La tonada – tinku Sariri, de Salomón Callejas y Nathaniel González es la primera expresión que podemos apreciar plenamente. Sus autores formaron parte del Grupo Aymara, conjunto boliviano que la grabó por primera vez en 1982. Le sigue la chacarera doble La sachapera, cantada por Pablo Moral. Pertenece autoralmente a Oscar Valles y Cuti Carabajal. Esta vivaz interpretación inaugura una sección norteña que continúa con un bailecito muy conocido: Viva Jujuy, composición tradicional recopilada por Rafael Rossi. El cello se adapta muy bien a esta obra tantas veces versionada, otorgándole un renovado interés. 


Sebastián Molinas


El repiqueteo del bombo introduce la Cueca de los coyas, de Oscar Valles y Antonio Pantoja. Oscar Arturo Mazzanti (Oscar Valles) nació en Buenos Aires en marzo de 1924. Comenzó a tocar guitarra desde pequeño, primero bajo la guía de su madre y posteriormente en el Conservatorio y con profesores particulares. Integró diferentes conjuntos, entre ellos Los Manseros del Tulum, aunque su paso más destacado fue en el conjunto Los Cantores de Quilla Huasi, que difundió muchas de sus composiciones. Falleció en 2003 en su ciudad natal. Antonio Pantoja nació en Ayacucho, Perú en 2015; llegó a la Argentina en 1942 integrando el conjunto acompañante de Yma Sumac. Se radicó en este país al año siguiente, donde encontró un ambiente propicio para desarrollarse artísticamente. Ha compuesto los temas La vicuñita, Alborozo colla y El sikuri, entre muchos otros. Pantoja falleció en Buenos Aires en 1991, dejando una notable obra que hoy es difícil de conseguir en formato físico. 


 
Jorge Cerman

Munasq’echay, de los hermanos Elmer y Gonzalo Hermosa, es un kantu, danza precolombina andina. Sus compositores forman parte del célebre conjunto boliviano Los Kjarkas, surgido en 1965 en Cochabamba. La versión de Charancello es magnífica, sintetizando la nostalgia andina con la vivacidad brindada por las cuerdas del charango. De los Hermanos Simón llega una peculiar versión de la Chacarera de un triste, que puede disfrutarse a través de este registro realizado en 2013 en el ciclo “Charangos en Argentina”:


Video: Chacarera de un triste


De Santiago del Estero nos vamos al Caribe colombiano a través de la cumbia El pescador, de José Barros. Pablo Moral aporta su voz a esta linda versión, en la que también participan integrantes del grupo Abya Yala, responsables del sonido y la grabación. Bongós, güiro, cello y charango se conjugan de manera exquisita. Antes del final una alusión instrumental al tema Amigo, de René Careaga, muy conocido en la versión de Illapu. El único tema extracontinental es una canción tradicional griega titulada Misirlou (Μισιρλού), que se traduce como “Mujer egipcia”. Desde 1927 ha sido recreada por diferentes intérpretes. Ha sido incluida en la película Pulp Fiction (Quentin Tarantino, 1994) y ha sido el tema musical que clausuró los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004. La versión de Charancello respeta la misteriosa musicalidad con aires árabes de la composición original, revelando una vez más la versatilidad de ambos instrumentos protagónicos.


Pablo Moral
Foto: Facebook Charancello

Antes del final podemos disfrutar un enganchado de dos zambas: Piedra y camino (Atahualpa Yupanqui) y Viene clareando (A. Yupanqui y Segundo Aredes). Ambas composiciones del año 1943 son permanentes muestras del arte y el talento del recordado creador pergaminense. Una vez más Sebastián, Pablo y Jorge recrean con cuidados detalles en sus respectivos instrumentos todos los matices de las melodías originales. La melodía de Cierre comienza con un solo de charango al que se suman el bombo y el violoncello.

Contacto:


lunes, 27 de febrero de 2017

Discos con historia: Music of the Andes

Durante los años 90 la casa matriz del sello EMI editó una serie de antologías a partir de grabaciones de sus distintas filiales en el mundo. La colección, publicada con el título genérico “Hemisphere”, incluyó a artistas latinoamericanos como Carlos Gardel, Milton Nascimento, Los Van Van y Astor Piazzolla, entre otros. El ejemplar que analizamos aquí incluye una interesante selección de música de raíz folklórica andina.



“Music of the Andes”
Varios intérpretes
EMI 7243 8 28190 2 8
Año 1994
Publicado en el Reino Unido

Si bien preferimos la edición de discos originales a las antologías, éstas pueden ser un buen motivo para comenzar a descubrir a artistas desconocidos. Si tenemos en cuenta que este disco apareció en 1994, cuando aún no existía la posibilidad de escuchar y bajar música por internet, estas ediciones bien podían cumplir ese objetivo en públicos quizá no tan familiarizados con las expresiones culturales de otros continentes.

Existen varias líneas de análisis que comenzaremos a desarrollar. Uno de los primeros atractivos de esta edición es que una gran cantidad de melodías (12 de un total de 17) fueron registradas con anterioridad al golpe de Estado de 1973, constituyendo un material histórico de primer nivel.  Cabe recordar que la junta militar que usurpó el poder en Chile prohibió todo tipo de música relacionada con el gobierno de Salvador Allende y mandó a destruir las matrices de los discos originales. El artista mejor representado en esta antología, con 6 grabaciones, es Quilapayún, nacido como trío en 1965 y devenido sexteto unos años después. De su álbum debut “Quilapayún” (1966) podemos escuchar una obra original de su director, Eduardo Carrasco, titulada El canto del cuculí. La creatividad y fuerza expresiva de esta composición se suma a una obra popular argentina, Dos palomitas, extraída del mismo disco.
De “Quilapayún 3” (1968) se ha seleccionado Yaraví y huayno de la Quebrada de Humahuaca, una hermosa melodía popular. Finalmente, de "Quilapayún 5” (1972) se han extractado los temas Las obreras (popular boliviana), (Eduardo Carrasco) y Tan alta que está la luna (popular argentina). Si bien los discos originales no han sido reeditados en CD, todos estos temas aparecieron en Chile en el compilado “20 grandes éxitos” en 1992. Quilapayún desarrolló tanto la interpretación de música instrumental andina como la creación de temas propios asociados a la coyuntura social y política de la época. La asesoría de Víctor Jara, en su doble calidad de músico y director teatral, ha sido determinante en la trayectoria del conjunto.

Inti-Illimani nació en 1967, conformado por estudiantes de la Universidad Técnica del Estado. La formación que grabó los primeros cinco discos del grupo estuvo conformada por Horacio Salinas, Horacio Durán, Max Berrú, Jorge Coulon y Ernesto Pérez de Arce. Para EMI el conjunto grabó dos álbumes. De “Inti-Illimani” (1970) se incluyen dos temas de sendos autores argentinos.  Huajra es un hermoso tema instrumental de Atahualpa Yupanqui adaptado por el grupo a las sonoridades andinas, sumando a la guitarra original charango y aerófonos andinos. De otro afamado guitarrista, Eduardo Falú, se incluye Fiesta puneña, en la única grabación realizada por el grupo. El disco “Canto de pueblos andinos Vol. 1” (1973) está representado por Papel de plata (popular argentina), Subida [Subiendo], del destacado compositor boliviano Ernesto Cavour y Amores hallarás (Marco Vinicio Bedoya y Víctor Manuel Salgado). Cabe destacar que Inti-Illimani regrabó varios de estos temas en el exilio, en dos volúmenes que también se titularon “Canto de pueblos andinos”.

Víctor Jara, nacido en 1932, ha sido una de las grandes personalidades de la cultura chilena. Se ha destacado tanto en dirección teatral como en calidad de cantautor. Como solista grabó siete discos originales. De orígenes muy humildes, Jara participó activamente en la campaña electoral de la Unidad Popular cuyo candidato, Salvador Allende, asumió la Presidencia de la República en septiembre de 1970.  Durante el cruento golpe militar que derrocó a Allende miles de chilenos identificados con el gobierno popular fueron detenidos. Víctor y otros compañeros docentes fueron llevados al Estadio Chile, donde unos días después militares golpistas se ensañaron con el músico, asesinándolo cobardemente en ese recinto.  Rubén Nouzeilles, productor de buena parte de los temas que aparecen en este disco, escribió en el libreto de esta edición: “VICTOR JARA no salió de Chile y murió en las contingencias de esos días”. El comentario es poco feliz ya que no narra de manera exacta lo acontecido en ese momento. Del amplio material que ha registrado el artista para EMI se incluye su versión de la tonada potosina El tinku, cantada en idioma quechua con acompañamiento de charango. Pertenece al disco original “Canto libre” de 1972.

El conjunto Kollahuara nació en 1972 por la fusión de dos grupos: Inkawara y Los del Kollasuyo. La formación integral contaba con  Jaime, Juan y Jorge Silva, Mario Muñoz, Gastón Ribero y Juan René Quintanilla. A partir de sus presentaciones en la “Peña de los Parra” uno de los dueños del recinto, el cantautor Ángel Parra los presentó al sello EMI, para el que grabaron sus primeros fonogramas. El primero de ellos es “Canto de pueblos andinos Vol.2”, continuando la serie iniciada por Inti-Illimani. Se grabó en 1973, pero las circunstancias del momento (el golpe de Estado y sus nefastas consecuencias) su lanzamiento se aplazó hasta el año siguiente. De ese primer álbum se rescatan aquí sus particulares versiones de El cóndor pasa (Daniel Alomía Robles) y Canción y huayno (Mauro Núñez), que sentarían las bases de un estilo diferente respecto a los conjuntos andinos conocidos hasta el momento.  En 1975 apareció el segundo disco, tercer volumen de la citada serie, del cual fue extraída grabación de Vicuñita (tradicional). Una interpretación de primer nivel que cierra este CD.

Los dos únicos temas que no han sido producidos por Rubén Nouzeilles corresponden al grupo Illapu, liderado por Roberto Márquez. Este conjunto surgió en 1971 en Antofagasta. Sus integrantes se radicaron al año siguiente en Santiago, la capital chilena, a fin de encontrar mayores oportunidades de difundir su arte. Su primer disco, titulado “Música andina” fue publicado por el sello Discoteca del Cantar Popular (DICAP). Illapu gozó de extraordinaria popularidad en plena dictadura, especialmente con su versión del Candombe para José, de Roberto Ternán. La gente se sintió identificada con la lírica de la canción, resignificándola en aquella época represiva. Si bien la mayor parte del repertorio de Illapu tenía relación con obras instrumentales andinas, el conjunto no se privó de registrar composiciones relacionadas con su sentir. En 1979 representó en varias oportunidades la cantata “El grito de la raza”, que llegó a grabarse pero permaneció inédita por muchos años. En octubre de 1981, cuando Illapu regresaba de una gira internacional, un decreto del régimen fascista de Pinochet impidió a sus integrantes bajar en el Aeropuerto de Pudahuel, debiendo comenzar un forzado exilio. Regresaron en 1988 y participaron en la campaña por el “no” a la continuidad del dictador en el poder. Tres años después registraron en los Estudios Filmocentro las canciones del disco “Vuelvo amor…vuelvo vida”, con producción de Roberto Márquez. De este disco fueron seleccionados los temas instrumentales Baila caporal y Sol de maíz, completando una acertada antología para el mundo.



Video: Baila caporal
(C) 1991 EMI Odeon Chilena S.A.

domingo, 15 de enero de 2017

Recital de Nicolás Cardoso

El joven músico porteño continúa presentando su primer CD “El canto del viento. Yupanqui en charango”





Nicolás Cardoso presenta
“El canto del viento”
Café de los Patriotas
Nicasio Oroño 2200
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Argentina
Jueves 12 de enero de 2017


La maravillosa obra de don Atahualpa Yupanqui (1908 – 1992) cobra absoluta vigencia en el arte de las nuevas generaciones. Yupanqui ha sido un agudo observador de la realidad de su tiempo, expresándola en letra y música como pocos creadores. Se le considera el precursor del “nuevo cancionero” argentino y a la vez una de las máximas personalidades de la música de raíz folklórica de nuestro país.

Nicolás Cardoso ha abordado el repertorio de Atahualpa (que incluye interpretaciones de otros autores) a través de aquellas melodías que mejor se adaptaron a las sonoridades del charango. Aunque el recordado creador de Camino del indio no utilizaba este instrumento en sus grabaciones y presentaciones, apreciaba las sonoridades del mismo. Incluso ha escrito hermosamente sobre este cordófono: “Penas y alegrías del charango hicieron crecer toda la música del Ande. Todo cabía en su acerada sonrisa rítmica, desde la crepitación del pasto – puna en las horas del viento cálido, hasta el hondo rumor de la esperanza del hombre en el minuto más importante de la vida”. [1]

El recital de Nicolás comienza con la melodía popular Pastoral india la quena, obra que desgrana en sus notas aquellas vivencias andinas que bien conocía Yupanqui. Le sigue una obra más difundida: Huajra (Danza del maíz maduro) compuesta por Atahualpa en 1941. Siguiendo la versión original para guitarra, Nicolás redescubre la riqueza de las sonoridades norteñas llevándolas a su máxima expresión en el charango.


Video: Huajra


Noche en los cerros (1944) comienza como yaraví y posteriormente asume el ritmo de huayno. Para esta interpretación Nicolás utiliza el ronroco, una variedad de charango más grave que el estándar.  En las siguientes versiones aparece un charango de dimensiones más pequeñas, el maulincho, a través del cual apreciamos la chacarera La humilde (Julián Antonio Díaz y Oscar Valles). Compartimos con los lectores la grabación de esta parte del concierto.


Video: La humilde

La pobrecita, una de las zambas más populares de don Ata, posee su versión en maulincho, en introspectiva y delicada adaptación. El gato El pocas pulgas agrega variedad a los ritmos fielmente recreados en charangos. El tema bien podría haber sido compuesto en este instrumento, que expresa todos los matices de la obra original. Otra obra que logra sonoridad plena en el charango es la Danza de la luna (Preludio andino N° 1). Nicolás nos brinda en sus ejecuciones el alma de cada composición, revelando una vez más la profunda sabiduría captada por Yupanqui en los paisajes norteños.





Otra hermosa zamba, La churqueña, es vertida con profundo sentimiento por Nicolás Cardoso. El tema final es precedido por un fragmento de Huinca onal (“Blanco ladrón”) (Francisco Flores), grabado por Yupanqui  en 1979 y 1980.  La danza incaica Kaluyo de Huáscar, obra de gran expresividad, es el broche de oro de un lindo recital instrumental. Como bis disfrutamos la chacarera La nadita, de Pablo del Cerro.

[1] Revista “Folklore” N° 7, Buenos Aires, 1° de diciembre de 1961.



sábado, 31 de diciembre de 2016

Los discos del año

En 2016 hemos podido disfrutar el lanzamiento de discos tan diversos como interesantes. Compartimos aquí un resumen de las producciones que hemos comentado en esta página.




Charango. Autores Chilenos, Volumen 2 (ECO Producciones, Chile)
Varios intérpretes

A partir del éxito del primer volumen, publicado en 2001, el músico y productor Ítalo Pedrotti reunió a grandes charanguistas de diferentes generaciones. Todos ellos brindaron su singularidad en melodías ricamente elaboradas que cumplen ampliamente la premisa expresada por Pedrotti: “que el charango se exprese en un lenguaje que le es propio, (…) que haga gala de los recursos expresivos que lo definen como tal: repiques, trémolos, rasgueos,  apagados, ligados, trinos o tipi, melodías a dos voces, etc”






Wauque: Originarios (Independiente, Argentina)

Los hermanos Alejandro y Christian Chamorro, nacidos en Cusco (Perú) lanzaron al mercado su segunda producción discográfica. Cuenta con temas de ambos músicos en diferentes ritmos: caporal, tinku, takirari, sikuriada y lamento andino, entre otros. La valoración de los pueblos ancestrales subyace en la mayor parte de la obra, que incluye temas instrumentales y canciones de carácter romántico.





Bruno Arias: El derecho de vivir en paz (Pogo Andino Producciones /DBN, Argentina)

Cuarto trabajo solista del músico jujeño, adelantado a fines de 2015 como álbum de descarga digital. En esta obra afirma su compromiso con los derechos humanos en canciones de distintos autores. Desde el homenaje a Víctor Jara y a las docentes detenidas desaparecidas Marta Juana González y Marina Vilte hasta el poderoso sonido andino de Pachamama y Sol de los Andes, la obra nos brinda una apasionante visión de la Argentina profunda a través del talento de Bruno y sus músicos invitados.





Aldana Bello: Puñuray (Independiente, Argentina)

La segunda producción fonográfica de Aldana, talentosa artista bonaerense, nos brinda composiciones propias  grabadas con precioso detallismo en letra y música. Acompañan a Aldana músicos de primer nivel como Matías Peralta, Solana Biderman, Alejandro Andreu, Renato Careaga, Amaranta, Mariana Baraj y Susy Shock, entre muchos otros.  La profunda conexión de la artista con el entorno natural aparece en los temas Por el sendero, Ramita seca y Misterio en Casabindo. Por su parte, En el silencio, Kumaracapai y Tepuy Pauji nos acercan al mundo de las comunidades originarias a través de hermosas melodías.





Nicolás Cardoso: El canto del viento (Atahualpa en charango) (Independiente, Argentina)


Héctor Roberto Chavero (1908 – 1992) se hizo famoso a través de su seudónimo artístico Atahualpa Yupanqui. Durante más de cinco décadas, el talentoso cantautor se abocó a la tarea de recopilar ritmos de raíz folklórica e incorporarlos a sus creaciones, en inspirada labor creativa. Yupanqui colaboró en los años 1960 escribiendo interesantes artículos en la revista “Folklore”, algunos de ellos recopilados posteriormente en libros. El famoso músico pergaminense peregrinó por Argentina y el mundo con su voz y su guitarra, brindando a diferentes públicos su sentir de la Patria a través de sus pobladores, sus paisajes y sus músicas. Nicolás Cardoso se inspiró en el arte de don Ata para transcribir varias de sus composiciones a las sonoridades del charango, brindando un nuevo interés a la escucha de obras como Kaluyo de Huáscar, La pobrecita, Huajra y El pocas pulgas, entre otras. Valentín Chocobar participa en el canto con caja en las composiciones Fin de la zafra, Los indios y Bajando de los cerros.