domingo, 7 de abril de 2013

Los Jaivas, nuevamente en Buenos Aires




Recital del grupo Los Jaivas
Teatro ND Ateneo
Paraguay 918
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Viernes 5 de abril de 2013
 
 

 

Surgido en Viña del Mar en agosto de 1963 bajo el nombre High-Bass, el conjunto formado por Eduardo “Gato” Alquinta, Mario Mutis y los hermanos Gabriel, Eduardo y Claudio Parra comenzó tocando en fiestas, casamientos y diferentes eventos en la región de Valparaíso. Boleros, bossa-novas y otros ritmos de moda formaban parte de su repertorio. Pero hacia finales de esa década, los muchachos comenzaron a notar diferentes necesidades relacionadas con el arte y el espíritu. Gato partió junto a su compañera sentimental a un viaje por otras tierras de Sudamérica y a su regreso incentivó a sus colegas músicos a experimentar otras sonoridades. Blues, música sinfónica y ritmos latinoamericanos formaron parte de la búsqueda de identidad sonora. En 1970, tras los recitales de Piedra Roja (un intento de emular el Festival de Woodstock), el grupo decide castellanizar su nombre y así comienza la historia de Los Jaivas tal como los conocemos hasta la actualidad. Una lograda síntesis de rock y elementos de raíz folklórica latinoamericana crearon una especie de “marca registrada” de Los Jaivas, mantenida a lo largo de su carrera con inagotable creatividad.

 

En esta presentación Los Jaivas asumen la difícil tarea de sintetizar cincuenta años de labor artística en poco menos de veinte canciones. El viaje musical, matizado con un interesante despliegue visual que incluye fragmentos de videoclips e imágenes relacionadas con la historia del conjunto, comienza con dos temas pertenecientes a su etapa argentina: La vida mágica, ay sí!, y Pregón para iluminarse. Los Jaivas se afincaron en la ciudad de Zárate tras el golpe de Estado en Chile en 1973 y desde allí desarrollaron una fecunda labor artística, relacionándose con los grandes artistas del rock nacional. La notable formación musical de cada uno de los integrantes del grupo y el talento creativo se hacen presente en impecables interpretaciones. La primera canción pertenece al disco “Canción del sur” (1977), mientras que Pregón… forma parte de “Los Jaivas” o “Indio” (1975), presentado con éxito los días 14 y 15 de noviembre de ese año en el porteño Teatro Coliseo. Claudio Parra, uno de los integrantes históricos del grupo, tiene a su cargo los teclados y la dirección musical.

Claudio Parra
 

El primer disco de Los Jaivas como tales tiene el nombre del grupo, pero es conocido como “El volantín” por su dibujo de carátula. Data de 1970 y se editó una partida limitada a quinientos ejemplares. De este disco es el tema Que o la tumba serás (sic), que surgió de una improvisación percutiva escuchando los sones del Himno Nacional Chileno. Carlos Cabezas asume la voz principal del conjunto, interpretando también charango, violín y vientos.
Carlos Cabezas
 
 

La sección que recuerda el memorable trabajo “Alturas de Macchu Picchu” (1981), basado en la obra de Pablo Neruda está compuesta por La poderosa muerte, Águila sideral y Amor americano, que incluye violín (Carlos Cabezas) y saxo, interpretado por Francisco Bosco, quien también tiene a su cargo voz, teclados, percusiones y vientos. El disco original es uno de los más vendidos en la historia musical chilena y el fabuloso audiovisual grabado en la mítica ciudadela inca ilustra la actuación de Los Jaivas para un emocionado público porteño.

Francisco Bosco
 
 
 

Violeta Parra (1917 -1967)  ha sido una destacada artista chilena, que descolló en la recopilación folklórica y en su propia labor de cantautora, además de incursionar en artes plásticas con resultados innovadores. El homenaje a Violeta está plasmado en las peculiares versiones de Arauco tiene una pena y El Guillatún, dos obras acerca de los pueblos ancestrales de territorios que actualmente forman parte de la República de Chile. Cabezas y Bosco se destacan en la interpretación de aerófonos mapuches conocidos como trutrucas, mientras que Mario Mutis, también miembro original del conjunto, toca el kultrum.

Francisco Bosco, trutruca
 
Mario Mutis, kultrum
 

Si tú no estás está dedicado a la memoria de Gabriel Parra (1947 -1988), percusionista del conjunto fallecido en un accidente automovilístico en Perú. Su pérdida mantuvo a Los Jaivas alejados de sus tareas artísticas por cinco años. En la nueva etapa se incorpora como percusionista Juanita Parra, hija de Gabriel, que se dedica a esta labor con el mismo talento que su recordado padre.

Juanita Parra
 
 

Mira, niñita, una de las composiciones más inspiradas de la primera etapa de Los Jaivas, está considerada como “su segundo impacto (discográfico) en septiembre de 1972”. Una bellísima canción surgida de la inspiración de Gato Alquinta, coreada por toda la platea. Es precisamente a Alquinta a quien está dedicada la canción La conquistada. Alan Reale toca guitarra con maestría, a tono con la elaborada propuesta de Los Jaivas.

Alan Reale
 
 
 

La última parte del recital incluye varias de las canciones más populares del grupo. La primera de ellas es la cueca de Violeta Parra Violeta ausente, seguida por Hijos de la tierra (1995) y Sube a nacer conmigo, hermano, uno de los temas más difundidos del citado disco “Alturas de Macchu Picchu”. El muy popular Mambo de Machaguay, de Luis Pizarro Cerrón es muy celebrado por el público, matizado con la presentación de cada uno de los músicos. Francisco Bosco aprovecha la ocasión para tocar en saxo un fragmento de El derecho de vivir en paz, de Víctor Jara. Tras una aparente despedida, Los Jaivas regresan a escena para finalizar el concierto con el “himno” Todos juntos que los consagró a nivel internacional en 1972.

 
 
 

Página oficial:


 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario