lunes, 1 de mayo de 2017

Noche de Charanguistas regresa a Buenos Aires

El prestigioso ciclo creado por Juan Gau y Patricio Sullivan en 2011 ha venido desarrollándose en los últimos tiempos de manera itinerante. Conciertos en la costa atlántica y en ciudades del noroeste generaron una importante difusión de nuestros charanguistas. Nuevamente en Espacio Tucumán, Juan y Patricio han organizado un concierto de gran nivel cuya crónica compartiremos a continuación.




Noche de Charanguistas 2017
Espacio Tucumán
Suipacha 140
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Argentina
Jueves 27 de abril de 2017
                                              

Noche de Charanguistas nació en 2011 por iniciativa de los músicos Patricio Sullivan y Juan Gau.  El primer concierto tuvo lugar en la sala “Espacio Tucumán”, representación oficial de esa provincia en la Ciudad de Buenos Aires, contando con la actuación del conjunto Raíces Incas, a principios del mes de junio. El ciclo se realizó entre ese año y 2013, entre los meses de junio y diciembre, permitiendo al numeroso público amante de este instrumento poder disfrutar la música de relevantes artistas argentinos y extranjeros en diferentes formatos (solistas y agrupaciones) así como en diferentes abordajes del charango (tocado de manera “tradicional” o sumándolo a otros ritmos y posibilidades sonoras). En mayo de 2014 “Noche de Charanguistas” llegó a Radio Nacional con un espectáculo en vivo que contó con la participación del Dúo Alaboina (Dolores Rúa y Paula Bustamante), Lautaro van Meegroot, Lucas Gordillo, el dúo de Patricio y Juan y la actuación especial de Rodolfo “Coya” Ruíz y Tukuta Gordillo.  Durante ese año hubo algunos recitales en otras salas porteñas. En 2015 se realizó en formato de Festival los días 6, 7 y 8 de agosto en conjunto con el Espacio Cultural Nuestros Hijos (ECuNHi) y el Ministerio de Cultura de la Nación. Además de los habituales conciertos hubo clínicas, muestras de luthería, presentaciones de libros y trabajos discográficos.
Posteriormente “Noche de Charanguistas” adquirió estatus itinerante, realizándose en ciudades del interior como Mar del Plata, Necochea, Humahuaca, Rojas y Chacabuco, entre otras.  Cabe destacar que en todos estos años hubo algunas realizaciones en el continente europeo bajo el nombre “Nuit des Charanguistes” con la colaboración de músicos locales y latinoamericanos residentes en el Viejo Continente. Así, el público de París, Londres, Bruselas y Roma, por ejemplo, pudo disfrutar el arte de Patricio Sullivan, Carlos Calvache, Martín Páez de la Torre, Guillermo Cuiza y Andrés Izurieta, entre otros grandes músicos.




La nueva temporada de Noche de Charanguistas abre con la actuación del charanguista francés Yann Béréhouc, en el marco de una gira por Argentina que incluyó conciertos en el Festival Internacional Charangos del Mundo y en la Alianza Francesa, ambos en la ciudad de Rosario. Yann realizó sus estudios artísticos en la Escuela de Música de París. Posteriormente se presentó en escenarios de América, Europa y Asia, tanto en ensambles musicales como en calidad de solista. Su vinculación con este ciclo no es nueva, ya que ha actuado en las ediciones de París (2014) y Reims (2015), ciudad donde reside.


Yann Béréhouc


La primera obra que podemos disfrutar es Voyage amérindien que está “inspirada en los paisajes andinos de Argentina”.  Un escenario con baja iluminación provee el clima para disfrutar plenamente de esta composición, identificándonos con el mundo introspectivo del artista ante aquellos bellísimos paisajes cordilleranos. Su Estudio para ronroco es una de las obras más exquisitas de Yann Béréhouc. Al igual que la pieza anterior forma parte de su último CD “La ruta” (“Les chemins du charango”). Con reconocidas inspiraciones barrocas, la melodía va desarrollando en el sonido de las cuerdas pulsadas una bellísima narración musical.




Wayra ha surgido inspirada en la Patagonia argentina. Tal como cuenta el artista en la contraportada de su disco “Los viajes y reencuentros son un hermoso pretexto para escribir”. La percepción del viento (tal el título en idioma quechua) en los paisajes del sur de nuestro país ha brindado a Yann los elementos necesarios para traducirlos en una interesante composición instrumental.
Juan Gau se suma al escenario para compartir con Yann Béréhouc una cueca tradicional boliviana llamada Cueca Chapaca. Guitarra y charango traducen en sus cuerdas un clima de fiesta altiplánica en virtuosa ejecución.




La segunda parte del recital está protagonizada por Patricio Sullivan (charango, ronoroco y ukelele), Juan Gau (guitarra) y Julián de Santis (canto y percusiones).  Juntos protagonizan un generoso concierto que nos permite un viaje imaginario por diferentes regiones de nuestro país más algunas incursiones en músicas de otras latitudes.




Luces de Pehuen-Có es una zamba de Patricio que comienza con suaves acordes de charango y guitarra, evocando unas vacaciones familiares. Abril entre los viñedos, por su parte, está compuesta en ritmo de cueca. Una lograda conjunción de los diferentes instrumentos brinda a esta obra un hermoso contexto sonoro.  De Juan Falú, una de las personalidades más relevantes de la música de proyección folklórica argentina, podemos disfrutar su gato De la raíz a la copa, pleno en sus climas y variantes rítmicas.

Patricio Sullivan


Manuel José Castilla y Gustavo “Cuchi” Leguizamón, destacada dupla autoral salteña, no podía estar ausente esta noche: la obra elegida es Maturana.  El canto de Julián de Santis nos revela una muy buena voz para esta zamba, matizada con los colores sonoros del charango, la guitarra y el bombo. Patricio se luce en una bellísima transcripción para charango de Libertango, un clásico de Astor Piazzolla, el músico marplatense que renovó la música ciudadana, llevándola a niveles impensados en la época de su aparición.


Juan Gau

La versatilidad del charango permite tocar cualquier ritmo musical, más allá de su origen altiplánico. Por ello no sorprende la elección de obras muy diferentes al repertorio tradicional para este instrumento. En este caso se trata de un clásico del grupo británico The Beatles: Eleanor Rigby (John Lennon y Paul McCartney). Hubo una versión adaptada por Patricio Wang para el grupo Quilapayún, aunque zampoñas y quenas eclipsaban a las cuerdas. En esta bellísima adaptación, Patricio y Juan se lucen plenamente en el devenir de la conocida melodía. Julián sólo acompaña con toques de platillo, permitiendo que guitarra y charango sean los principales protagonistas.

Julián de Santis


Surgida en Maimará (Jujuy), Cholita es una creación de Pato y Juan que hemos podido escuchar en más de una oportunidad, tanto de manera instrumental como en canto. Esta vez es Julián quien asume la interpretación vocal de esta hermosa obra. Le sigue la Milonga del 71, de Lito Vitale. El titulo no alude a un año o a una cifra cabalística sino al famoso colectivo (ómnibus) que circula entre Plaza Miserere y Villa Adelina, ciudad del conurbano bonaerense de donde es originario su creador.  Fue estrenada por el trío que integraron Vitale, Bernardo Baraj y Lucho González en los años 80. El feliz rescate de Sullivan, Gau y de Santis (quien toca el cajón) es otro motivo de regocijo para el público asistente a este reencuentro.




Las dos últimas versiones del trío están representadas por la chacarera trunca La trunca norte, de Raúl Mercado y Oscar Alem, y la cueca Mar para Bolivia, del afamado compositor y charaguista trasandino Freddy Torrealba.





La última parte de un concierto muy especial tiene como protagonistas a Rodolfo “Coya” Ruíz y su hijo Lautaro Ruíz Piombo.  Rodolfo nació en Tilcara (Jujuy) y adoptó de su padre, nacido en Potosí, Bolivia, la vocación por la música. En 1974 abrió el Tantanakuy en Humahuaca y cinco años después se radicó en Buenos Aires, desarrollando una importante tarea de difusión de la música en charango. Ha formado parte de los grupos Tawantisuyu y Cuarteto de los Andes, este último junto a Raúl Olarte, Tukuta Gordillo y Norberto Pereira. Este conjunto ha grabado un LP titulado “Manka Fiesta” (1988).  Rodolfo Ruíz se ha presentado en importantes escenarios del mundo, destacándose su participación en la representación de la obra “Misa Criolla” junto a Ariel Ramírez, su creador, y el tenor español José Carreras. En 1994 grabó su disco solista “Resonancias del alma”. Aun es recordada su participación en “Noche de Charanguistas” celebrada en Radio Nacional, donde compartió con Tukuta Gordillo sus versiones de Tacita de plata y La imillita.

Lautaro nació en Parque Patricios en 1988 y se ha formado como artista en la Escuela de Música Popular de Avellaneda (EMPA). Esta noche nos dará sobradas muestras de su talento acompañando a don Coya Ruíz.



La zamba Tacita de plata, alusiva a la ciudad de San Salvador de Jujuy, es la presentación del dúo en charango y piano. Pertenece autoralmente a José Antonio Faro y los Hermanos Simón, y está vertida con profunda musicalidad y profesionalidad.  La conjunción del charango con el piano no deja de recordar el maravilloso dúo de Ariel Ramírez y Jaime Torres, quienes legaron a nuestra cultura un maravilloso repertorio felizmente registrado en varios discos.  El carnaval cruceño Santa Cruz, uno de los éxitos del recordado pianista y compositor santafesino, es recreado con pasión por “Coya” Ruíz y su hijo Lautaro. Sus autores son Walter Fernández Calvimontes y Jorge Luna.


Rodolfo “Coya” Ruíz



La forma de tocar de Coya Ruiz, con el charango bien pegado al cuerpo, es propia de la escuela boliviana, de donde también procede Jaime Torres. Cada interpretación es precisa, plena de ritmo y sonido, sin elementos que distorsionen o aparten al artista en el desarrollo melódico de cada composición.  La Zamba del pañuelo (Leguizamón y Castilla) y Alfonsina y el mar (Ariel Ramírez y Félix Luna) son vertidas con una belleza inusual. Y hasta el tango Romance de barrio (Homero Manzi y Aníbal Troilo) adquiere características diferentes a las habituales sin perder su esencia, gracias a la pasión de ambos músicos.

Lautaro Ruíz Piombo


La arenosa, cueca de Leguizamón y Castilla (1963) es uno de los grandes “clásicos” de nuestra música nativa y está recreado con delicado estilo por padre e hijo. En la interpretación de Flor de la leña (Ángel “Kelo” Palacios) acompañan al Coya Julián de Santis en percusión y Juan Gau en guitarra.  

Coya y Juan


Otros aciertos en el vasto repertorio del Coya Ruíz son el chamamé Ah, mi Corrientes porã (Eladio Martínez y Manuel García Ferrari) y la Chacarera del tiempo (Ángel “Kelo” Palacios), acompañado en ambas por Lautaro, Julián y Juan. El cierre “a toda orquesta” está dado por la Tonada para remedios (Zulma Yugar y Enriqueta Ulloa), con la participación de Rodolfo, Patricio, Leandro Errecart (charangos), Lautaro (acordeón), Julián (percusiones), Daniel Navarro (ronroco), Yann Béréhouc (maulincho) y Juan Gau (guitarra).


 Lautaro, Pato, Julián, Coya, Leandro, Yann, Daniel y Juan




Próximamente se darán a conocer detalles del FESTIVAL DE CHARANGOS que se realizará en junio en “Espacio Tucumán”.

Agradecimientos especiales a Patricio Sullivan, Juan Gau y Roberto Zerdá.    


No hay comentarios:

Publicar un comentario