martes, 9 de septiembre de 2014

Curacas: vigencia de la sonoridad andina


Conjunto surgido en 1967 en la mítica Peña de los Parra, Curacas se abocó a la divulgación de un amplio espectro de melodías andinas en presentaciones por todo Chile y a través de sus tres discos publicados entre 1970 y 1972. El conjunto siguió en actividad en plena dictadura, aunque el contexto opresivo de la época lo llevó a su disolución en 1979; recién en 2000 Curacas se reconfigura para reeditar su obra histórica y comenzar a transitar una nueva etapa. “Siempre anduvimos” es su disco más reciente.
 

 
 

“Siempre anduvimos”
Curacas

Edición independiente

Chile, 2014

 

La Peña de los Parra surge en por iniciativa de los hermanos Ángel e Isabel Parra, quienes trasladan su experiencia parisina a la capital chilena. En la Peña, ubicada en una vieja casona de la calle Carmen N° 340, se dan a conocer varios artistas, quienes serán reconocidos como grandes exponentes de la Nueva Canción Chilena: Rolando Alarcón, Patricio Manns, Víctor Jara y los propios anfitriones, entre muchos otros. Cinco jóvenes estudiantes, clientes habituales del lugar, colaboran en las tareas junto a Ángel, quien los alienta a formar una agrupación que lo acompañe en su canto. De esta manera surge el conjunto “Los de la Peña” en 1967, conformado por Ernesto "Pipa" ParraAlberto Zapicán (percusión), Carlos Necochea (percusión), Mario Necochea (charango), Pedro Aceituno (guitarra) y Ricardo Yocelevsky (quena). Más adelante, por sugerencia de Zapicán, el grupo pasará a llamarse Curacas, nombre que designaba en tiempos de los incas al jefe político y administrativo del ayllu (comunidad familiar extensa de regiones andinas).  Curacas graba sus primeros discos: “Norte” (1970), “Curacas” (1971) e “Instrumental andino” (1972, con José Miguel Camus en quena). bajo sello Peña de los Parra y distribuidos por DICAP. En un período de revalorización de la música de raíz folklórica andina, Curacas destaca por su gran labor de investigación y difusión de temas de diferentes orígenes, como Levita larga, Reyes morenos y Tirana, a su vez que graban hermosas versiones de los temas Caliche, de Calatambo Albarracín, Pájaro madrugador, de Ángel Parra, y una danza de Víctor Jara muy poco difundida titulada Chañarcillo.

Tras el golpe de Estado de 1973, el panorama cultural cambió completamente: el asesinato del cantautor y director de teatro Víctor Jara por los militares fue uno de los casos más impactantes. Artistas prisioneros o exiliados, prohibición de repertorios e incluso de instrumentos andinos caracterizan la primera etapa de esos tiempos; posteriormente Curacas publica otros dos discos, producidos por Camilo Fernández: “Curacas 4” (1975) y “Curacas 5” (1977). En esta etapa los integrantes del conjunto son Carlos Necochea ,Pedro Aceituno, Humberto Durán, Daniel Gallardo (quenas), Leny Troncoso (zampoña) y César Palacios (charango). Con menor repercusión que en tiempos de la Unidad Popular (1970-1973), el grupo termina disolviéndose en 1979. Curacas se reagrupa a partir del año 2000, cuando  reedita su obra original en formato CD y realiza algunas presentaciones. Pero no será hasta el año 2006, con el retorno de Pedro Aceituno, que se concrete el regreso “definitivo”. Un año después aparece el disco “Seguimos cantando…!”, producido de manera independiente.

En la actualidad Curacas está integrado por Pedro Aceituno (guitarra, dirección y producción general), Humberto Durán (quena y zampoña), Ricardo Llanos (vientos y cuerdas), Víctor Contreras (vientos) e Iván Negrete (charango). Este quinteto es quien registra el nuevo disco, Siempre anduvimos, presentado con éxito en abril de este año en Santiago de Chile. La obra aúna tradición y modernidad, las cuales, lejos de ser las dos caras de una misma moneda se complementan en necesaria renovación. El público que espera escuchar las melodías andinas de estilo tradicional se sentirá emocionado de poder escuchar Agua de escarcha, Caminos cruzados y Kirkiña, todas ellas de Víctor Contreras. Por su parte, Pedro Aceituno da muestras de su indudable experiencia musical en dos lindas canciones: Saludo andino y Pastor de alturas. En esta última, la suma del saxo, a cargo de Hernán Hermosilla, uno de los artistas invitados, brinda a la obra una sonoridad actual sin perder su bella raíz andina. Como si todo ello fuera poco, Curacas recrea una de las melodías grabadas en su tercer disco: el cachimbo Camanchaca, de la siempre recordada Violeta Parra, precursora de la canción de contenido social en Chile.

Otro de los aspectos notables de este disco es la mirada hacia repertorios distintos a los habituales; en este caso la inspiración llega allende los Andes, o sea, de la vecina Argentina. Néstor “Chacho” Echenique, exintegrante del célebre Dúo Salteño, es el autor del huayno Doña Ubenza, interpretado exquisitamente en voces e instrumentos por Curacas. El aire de chamamé La canción es urgente, de la compositora y actual Ministra de Cultura Teresa Parodi es transformado mágicamente por vientos y cuerdas en una canción andina conservando la fuerza de su mensaje original. Otro destacado compositor argentino, Mariano Uña Ramos (1933-2014) es homenajeado a través de su obra Aquellos ojos grises, vertida con fuerte expresividad. Por último, un tema de origen peruano, la marinera El huaquero, de Miguel Paz, recreada con solvencia y particular estilo, aunando sonoridades de ambos países andinos, Chile y Perú. La atractiva presentación gráfica está a la altura de uno de los mejores discos del año.

5 comentarios:

  1. Felicitaciones por tu trabajo. Consulta : ¿dónde se puede adquirir el disco?. Gracias
    Oscar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Oscar. El disco, producido independientemente, sólo se consigue en Chile. Puedes comunicarte con el conjunto a través de Facebook: Grupo Los Curacas. Un abrazo

      Eliminar
  2. Felicitaciones por tu trabajo. Consulta : ¿dónde se puede adquirir el disco?. Gracias
    Oscar

    ResponderEliminar
  3. DONDE PUEDO COMPRAR EL DISCO ALGUN DATO PORFA.

    ResponderEliminar