jueves, 1 de septiembre de 2016

Discos: El derecho de vivir en paz

El cuarto trabajo solista del cantautor jujeño, anticipado como álbum de descarga digital, finalmente aparece en formato físico. En él reafirma su compromiso popular a través de elaboradas letras y melodías.




Bruno Arias
“El derecho de vivir en paz”

Pogo Andino Producciones
(DBN 00052377)

Grabado en 2015. Publicado en 2016

Edición argentina



Bruno Arias nació en El Carmen, provincia de Jujuy, en 1979. Comenzó a tocar guitarra en su adolescencia, incentivado por el ambiente bohemio que se vivía en la casa de “La Yuli”, una especie de peña informal en que se armaban ruedas de guitarristas y cantores populares. Diez años después de esa experiencia “fundante”, Bruno llegó a la ciudad de Buenos Aires y pronto se vinculó con artistas de la talla de Mercedes Sosa, León Gieco y Ángela Irene, entre muchos otros. Su participación en el Festival Folklórico de Cosquín en 2004 lo lanzó a la popularidad en todo el país. Un año después grabo su primer disco, “Changuito volador”, con un repertorio de carnavalitos, huaynos  y chacareras, incluyendo un par de creaciones propias.  El compromiso del artista con los pueblos originarios y contra la minería contaminante se materializó en sus canciones y en su acción concreta de difusión a través de sus conciertos en todo el territorio argentino.

“Atierrizaje” (2007) y “Kolla en la ciudad” (2012) profundizan el compromiso ético y estético de Bruno a través de diferentes ritmos, espacialmente del Noroeste argentino.  Aquel año impulsa el proyecto colectivo El bondi cultural, que suma cantores de las provincias de Buenos Aires, Santiago del Estero y Tucumán.  En 2013 participa nuevamente del Festival de Cosquín, donde obtiene el premio Consagración. El año siguiente presenta junto a la Bruja Salguero el disco que grabaron juntos, “Madre Tierra”, mientras continúa participando en numerosos espacios artísticos del todo el país. 


Bruno Arias
(foto: Archivo Trova Andina)

El derecho de vivir en paz es el título de un disco y de una de las canciones más conocidas de Víctor Jara. Director de teatro, compositor y cantante popular, Víctor plasmó su compromiso social a través de su arte. Compuesta en 1970, El derecho…contó con el aporte del grupo de rock Blops, en una acción que Víctor calificó como “invasión de la invasión cultural”.  Casi medio siglo después de aquella edición, Bruno Arias rescata el espíritu de la canción que, más allá de un lugar geográfico específico, reafirma su dolorosa vigencia. 

Pachamama (Ramiro González y Pachi Herrera) abre el disco con un poderoso sonido andino. La valorización de las culturas ancestrales, aunadas a las vivencias actuales, está subyacente en todo el disco y es apoyada musicalmente por un sólido grupo: Leo Villagra (bajo), Javier Lozano (piano y teclados), Martín Herrera (charango), Juan Carlos Liendro (flauta traversa), Alejandro Salamanca (batería, cajas copleras y bombo legüero), Juan Pablo Álvarez (toyos), Juan Acosta (guitarra eléctrica y voz), Leandro Gattelet (percusiones), Joaquín Medrano y Luis Salamanca (vientos andinos), Adrián Rengifo (violín), Fernando Argento (cajas copleras) y la participación especial de María de los Ángeles “Bruja” Salguero, Lucho Cardozo, Antonio Olarte, Federico Toledo, Joaquín Storni, Mauricio Flores, Lucho Cardozo y Candela Mazza en voces y coros.

La canción Marta Juana González  (Diego Luis Torres, José Martín Mamonde y Gonzalo Mamonde) trae el vivo recuerdo de la maestra y militante cordobesa detenida y desaparecida en agosto de 1975, contrastando con la opaca figura de sus opresores. La versión de Bruno es emotiva y ayuda a difundir la obra de aquellos a quienes, inútilmente, quisieron acallar. Por su parte, Huáncar nos retrata detalladamente los colores y dolores de esta localidad jujeña y sus pobladores. Pertenece autoralmente a Luis Bernal, y ha sido compuesta para el grupo Gallega Rock en 2014.

El derecho de vivir en paz (Víctor Jara) recrea, en una tranquila versión, el clamor que desde los 70 llega hasta nuestros días. Los mismos agresores sojuzgan hoy a otras regiones del planeta, actualizando la demanda de paz que tempranamente se alzó desde Latinoamérica hacia el mundo. Marina Vilte, el otro Carnaval (José Antonio “Pachi” Alderete y Bruno Arias) parece exorcizar con su poesía, alegórica con las fiestas norteñas de Carnaval, el dolor por la desaparición de la docente y militante sindical Marina Vilte, destacada educadora de San Salvador de Jujuy.

Diferente es el clima que propone Florcitay (Rubén Cruz y Bruno Arias), a través de sus coplas norteñas. La delicada elaboración de cada canción y sus arreglos instrumentales entrelazan las diferentes canciones, aun con diferentes ritmos y climas, creando en el oyente una predisposición a escuchar atentamente cada una de las obras. Algarrobo (León Cecenarro y Bruno Arias) continúa la temática de la naturaleza, aunque bajo una historia largamente desarrollada, aunando diferentes hechos y vivencias. Desde Juan Chelemín, curaca de los calchaquíes que resistieron con valor la conquista europea, hasta la amenaza de la megaminería, el relato va describiendo gráficamente el sentir del pueblo ante las difíciles realidades.
Un clima similar es el que nos propone Ave de luz (Luciano Cañete y Bruno Arias) en inspiradas música y lírica:

Siempre un nuevo despertar
Con un sueño me abraza
Toco mi vientre y no estás
Para curar tus nanas
Siempre un nuevo despertar
Con un sueño me abraza

Charango y percusión introducen la divertida creación Singani congani, del propio Bruno Arias. El juego de palabras propuesto a través de singani, nombre de un aguardiente boliviano, invita al baile y diversión según las claves de la puna jujeña. El CD finaliza con la obra Sol de los Andes (José María Mercado y Bruno Arias) en ritmo de saya, rescatando la herencia africana de este ritmo andino , interpretado con pasión por Bruno y sus músicos.  Si bien no se ha incluido en el disco el tema número 11 (El canto del tero tero, de Ricardo Vilca, disponible para descarga digital), el soporte físico aporta, para alegría de quienes disfrutamos de este formato, un bellísimo diseño gráfico, obra de Carmen Kobayashi.

Contacto:

3 comentarios:

  1. Saludos y buenaventura al blog. El motivo de mi mensaje es para comentarles que uno de los discos publicados de Bruno Arias se llama "Atierrizaje". Se agradece su corrección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge: Muchas gracias por tu comentario. Efectivamente es como dices, el disco se titula "Atierrizaje", dato que hemos corregido. Un abrazo

      Eliminar
  2. Es para confundirse... Soy jujeño; y tengo los discos de Bruno. Te deseo lo mejor para vos y tu blog. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar