viernes, 7 de junio de 2013

Inti-Illimani publica "La máquina del tiempo", recuento de sus 45 años de vida

 
Alerce CDD 0546-7
Edición chilena

Historia

El célebre conjunto chileno Inti-Illimani nace en 1967, integrado por estudiantes de la Universidad Técnica del Estado (actual Universidad de Santiago de Chile, USACH). Era una época de florecimiento de peñas folklóricas y gran efervescencia política.  La primera formación estable del conjunto la integran Pedro Yáñez (director), Jorge Coulon, Max Berrú, Horacio Durán y Horacio Salinas. En 1968 Yáñez deja el grupo y se incorpora Ernesto Pérez de Arce, asumiendo Salinas la dirección musical. Este último elenco es el que graba los primeros cinco discos de Inti-Illimani.

El conjunto experimenta varios cambios de integrantes, entre ellos el retiro de Pérez de Arce y la incorporación de José Seves en 1971 y la incorporación de Marcelo Coulon en 1978 en lugar de José Miguel Camus, que se había sumado al conjunto seis años antes. Sus primeros discos (Si somos americanos e Inti-Illimani, ambos de 1967) no permitían vislumbrar aun el enorme potencial del grupo. Recién con la publicación de Autores chilenos (1971) Inti-Illimani parece descubrir un estilo propio bien definido, en gran medida gracias  a la labor de Luis Advis, notable compositor que estuvo a cargo de los arreglos de las canciones. Otra faceta de los Inti, la interpretación de música de raíz folklórica andina, está presente en los álbumes Inti-Illimani (1970) y Canto de pueblos andinos (1973). El golpe de Estado de septiembre de 1973 encuentra a los jóvenes integrantes del conjunto en una gira por Europa, donde deberán residir forzosamente entre ese año y 1988. En una primera etapa regraban el repertorio de canciones de contenido político y las melodías andinas. Posteriormente incorporan otras sonoridades mixturando elementos melódicos sudamericanos y mediterráneos.

En Chile

En 1988, los Inti regresan a su patria, participando en la campaña política por el “no” a la continuidad del dictador Augusto Pinochet en el poder. Entre 1989 y 2001 se produce la reinserción del grupo en el mercado cultural chileno. En este último año integran el conjunto Horacio Salinas, Horacio Durán, José Seves, Jorge y Marcelo Coulon y los jóvenes Efrén Viera y Daniel Cantillana. Debido a desacuerdos en la continuidad artística del grupo, se retiran Salinas y Seves, ingresando Manuel Meriño y Christian González. Un año después se incorpora Juan Flores y aparece el CD “Lugares comunes”. En 2004 se origina un pleito por el nombre Inti-Illimani, aun sin resolver, entre dos facciones surgidas de una raíz común: Inti-Illimani, dirigido por los hermanos Coulon, e Inti-Illimani Histórico bajo la conducción de Horacio Salinas.

 

La máquina del tiempo

Inti-Illimani ha celebrado sus cuarenta y cinco años de vida con dos conciertos en el santiaguino Teatro Caupolicán, anticipando los temas de este disco, grabado en la Sala Master de la radio Universidad de Chile con renombrados músicos de este país. Una de las novedades más importantes es el regreso a su antiguo sello editor Alerce, cuyo fundador, Ricardo García “se la jugó” en plena dictadura militar publicando a buena parte de los artistas chilenos prohibidos. Con una cuidada estética gráfica y musical, Inti-Illimani nos cautiva a partir del primer tema, el instrumental Rondombe,(Manuel Meriño) con la participación del percusionista de Illapu, Sidney Silva. Nano Stern, cantante y compositor nacido en 1985 colabora vocalmente en el lindo tema Negra presuntuosa, de Andrés Soto, grabado originalmente por el conjunto en el disco “Amar de nuevo” (1998).  Arrurrú la faena, creación de Nelly Lemus y Roberto Márquez nos permite apreciar la labor compartida por los grupos Illapu (a cuyo repertorio pertenece) e Inti-illimani. Esta hermosa obra, compuesta en ritmo de albazo (música mestiza originaria de la sierra ecuatoriana) fue grabada por el grupo antofagastino en 1987.

Alexis Venegas, nacido en Arica en 1982, es un artista dedicado al canto de raíz latinoamericana. En 1988 obtiene enorme repercusión al ganar el Festival Víctor Jara con su canción “Posiblemente la verdad”. Ha compartido escenario con grandes trovadores: Vicente Feliú, Alejandro Filio e Ismael Serrano. En esta ocasión se suma a una nueva versión de la mítica huella Juanito Laguna remonta un barrilete, de Hamlet Lima Quintana y René Cosentino, inspirada en la creación del pintor argentino Antonio Berni. Luis Le-Bert (n. 1956) es conocido como líder de la agrupación Santiago del Nuevo Extremo, surgida en 1978 en los circuitos universitarios. Lejos de aquellos años, la voz gastada de Le-Bert no parece la más indicada para cantar la hermosa canción El aparecido, dedicada por Víctor Jara a Ernesto “Che” Guevara en 1967.

La canción popular venezolana Allá viene un corazón, grabada por los Inti en 1979, es uno de los puntos más altos del primero de los dos discos que integran esta edición. Por otra parte, el compositor Joe Vasconcellos (n. 1959) comparte su inspirada obra Induce. Hacia el final de este disco, un popurrí de grandes creaciones: Tema de amor (de la película Cinema Paradiso) de Andrea Morricone, hijo del compositor Ennio, El surco, de Chabuca Granda, y A la caza del ñandú, de Manuel Meriño. Participa el exquisito músico de jazz Andrés Pérez Muñoz (n. 1983) tocando saxofón.

El segundo volumen trae un estreno: La siembra, aire de chacarera compuesto por Nano Stern y Manuel Meriño. Este tema ha sido elegido como corte de difusión e integra, en forma de video clip, el tercer disco, en formato DVD. Nano Stern participa en canto y violín junto a Inti-Illimani y los músicos Magdalena Rust, Alfred Newman y el citado Sidney Silva.

 
 
 
Nano Stern en el clip “La siembra”
 
(captura de video) © Inti-Illimani
 
Fernando Ubiergo, cantante nacido en Valparaíso en 1955, participa con su célebre creación Un café para Platón, que forma parte de un disco publicado originalmente en 1978. Illapu participa en la popular Señora chichera, mientras que Alexis Venegas aporta su Pie de cueca, compuesto por tres partes: Semilla, Dulce sureña y Mamita.
Takirari por despedida es otro de los inspirados aportes de Fernando “Nano” Stern conjugados magistralmente con las voces e instrumentos de los Inti. A Luis Emilio Recabarren (1968) pertenece a Víctor Jara y es un profundo homenaje a quien se considera “el padre del movimiento obrero chileno”. En esta parte del disco, la Nueva Canción Chilena se enlaza con su sucesor Canto Nuevo a través de En mi ciudad, la canción más difundida del conjunto Santiago del Nuevo Extremo. En esta oportunidad, Inti-Illimani comparte la interpretación junto a su creador, Luis Le-Bert.  El final del disco es a todo ritmo. Sidney Silva, a cargo de las percusiones, se suma a la canción La tarde se ha puesto triste, de los compositores cubanos Rodolfo y Pedro Luis Ferrer. Se cierra así un trabajo que si bien no sintetiza, y quizás no lo haya pretendido, los años artísticos de Inti-illimani, aporta valiosas versiones de viejas y nuevas creaciones.
 
Sitio oficial:
 
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario