viernes, 15 de febrero de 2013

Miryam Quiñones: de amor y trova...

 
 

La Biblioteca Café

Marcelo T. de Alvear 1155

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Jueves 14 de febrero de 2013
 
Nacida en Lima, Perú, Miryam Quiñones es una de las más importantes difusoras de la canción contemporánea en el mundo iberoamericano. Desarrolla sus actividades entre Buenos Aires y Lima, con frecuentes visitas a La Habana, donde suele compartir escenario con los legendarios trovadores Vicente Feliú, Silvio Rodríguez y Augusto Blanca. En Argentina, Miryam ha grabado parte de su nuevo álbum, de próxima presentación, junto a artistas de la talla de Teresa Parodi, Alberto Rojo y Jorge Fandermole.
En esta nueva presentación porteña, Myriam no ha traído temas propios, sino que realiza un sentido homenaje a las grandes canciones de amor y sus no menos importantes autores. Acompañada por su guitarra, comienza su presentación con Testimonio, de Juan Luis Guerra , canción grabada por el músico dominicano en 1998. Greta, de Pedro Guerra y A primera vista, de Chico César son gratas sorpresas en la delicada voz de Myriam. Pablo Juárez entra a escena para acompañar a la trovadora con interesantes arreglos en piano.
 
Pablo Juárez
 
 
Noel Nicola (1946 -2005) ha sido un destacado cantautor habanero y uno de los fundadores de la Nueva Trova Cubana. Según Miryam, Noel es” un cantautor que siempre estará entre nosotros”. Prueba de ello es la belleza poética de sus creaciones, de las cuales pudimos disfrutar Es más, te perdono, cantada por Quiñones con hondo sentimiento. Otro cantautor cubano, Augusto Blanca, está presente a través de su canción El tercer deseo:
Voy a irte a buscar
al instante preciso
en que nuestros rumbos
se unieron en la multitud.
 
Voy a irte a buscar
al tumulto de pasos,
de rostros, de voces y luces
donde te perdí;
voy a volver, regresaré,
ve tú también.
 
 
Miryam y Augusto comparten la interpretación de esta bella canción en el disco “Con el alma en vilo”, que será presentado muy pronto en Buenos Aires. El celebrado cantautor español Joaquín Sabina también tiene lugar en el variado repertorio de la artista limeña a través del tema  A la sombra de un león. Otro celebrado compositor, Joan Manuel Serrat aporta su hermosa canción Lucía, en la que una vez más se luce el pianista Pablo Juárez.
Miryam manifiesta un profundo interés por el rock argentino, que según ella “llegó tardíamente al Perú”, pero desde entonces deslumbró por la calidad de su música y poesía. De ese repertorio, ella elige El tiempo es veloz, de David Lebón, recordada también en la voz de la inmortal Mercedes Sosa. Luego volvemos a disfrutar de la Nueva Trova a través de Quién fuera, de Silvio Rodríguez.

 
La última parte del recital se centra en autores sudamericanos. De Chabuca Granda, una hermosa composición: Cardo o ceniza. Uno de los más celebrados artistas del rock nacional, el rosarino Fito Páez tiene su tributo en dos creaciones que Miryam canta con sentimiento. Parte del aire, “escrita a raíz de la muerte de su padre” y Un vestido y un amor, enganchada como segunda parte de Hoy te vi, del recordado Eduardo Mateo.
 
El recital, cálido, interesante en calidad y variedad, se cierra con dos bises. El primero es un tema del cantautor mexicano Alejandro Filio: Brazos de sol, cuyo estribillo dice:
Y es que no importa que digan
que está trillado
hablar de amor ,que maldigan
si no han probado
la noche en sus brazos de sol.

 
El broche de oro es el tema Nos veremos otra vez, de Pedro Aznar, Charly García y David Lebón, presentado en 1992 y definido por la artista como “una canción preciosa, maravillosa”. El título de la obra es también una simpática despedida hasta el próximo espectáculo de Miryam Quiñones, que ya genera gran expectativa.
 
Más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario