domingo, 14 de octubre de 2012

Nico Artaza Segovia y Urubamba engalanan Noche de Charanguistas


Noche de Charanguistas
Espacio Tucumán
Suipacha 140, Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Viernes 12 de octubre de 2012
 

El encuentro mensual organizado por Patricio Sullivan y Juan Gau ha tendido en esta fecha un interés muy especial: a la presentación del joven charanguista Nicolás Artaza Segovia se sumó la presentación del legendario Jorge Milchberg con Urubamba.
 
Patricio Sullivan


Como introducción a un espectáculo de especial interés, los anfitriones del encuentro nos brindaron dos grandes interpretaciones. En primer lugar, Patricio, como solista de charango, nos presentó su creación Detrás de las palabras, linda e inspirada melodía dedicada a su esposa Alejandra. Tras merecidos aplausos, Juan Gau apareció en escena para acompañar a Pato en una especial versión de la obra de Juan Falú De la raíz a la copa. Para esta ocasión, Patricio Sullivan utilizó un instrumento bautizado como “charango mutante”, ya que posee el agregado de cuerdas más graves a fin de poder tocar creaciones de diversos repertorios.

Juan Gau



Nicolás Artaza Segovia, nacido en 1989 y egresado de la Escuela Nacional de Música “Juan Pedro Esnaola” posee en gran talento plasmado en la creación e interpretación de obras inspiradas en músicas de raíz folklórica argentina. Un buen ejemplo de ello son la cueca cuyana El caniche y el huayno El sacha huayno, que evidencian una forma de tocar muy personal y creativa.

Nicolás Artaza Segovia


El famoso Estudio para charango, del mítico maestro boliviano Mauro Núñez, aparece reinventado por singulares e interesantes arreglos de Nico. Luciano Vitale aporta solidez en el acompañamiento con guitarra y flauta traversa.
 
Luciano Vitale


Otras composiciones del joven músico son Sueños, improvisación sobre Carnaval, que aporta una excelente conjunción de instrumentos en el desarrollo de la melodía y el vals- joropo A mi negra. El músico de Purmamarca Andrés Cazón se luce en percusiones y segundo charango.

Andrés Cazón


Para finalizar una emotiva actuación, Nicolás nos brinda una chacarera que compuso siendo niño: A mis abuelos. Con una interesante trayectoria y un CD editado, Nicolás Artaza Segovia es una de las figuras más prometedoras de la escena folklórica local.

 







Llega uno de los momentos más esperados del Ciclo: se presenta en Buenos Aires el  admirado músico Jorge Milchberg. Residente en Francia desde hace más de cinco décadas, Milchberg fundó el conjunto Los Incas, con el cual grabó varios discos que desde la capital gala dieron la vuelta al mundo por su excepcional calidad artística. El músico estadounidense Paul Simon no fue ajeno a la singular atracción de Los Incas, a quienes invitó a su país. Transcurría el primer lustro de los 70 y el conjunto cambia su nombre a Urubamba, registrando discos y actuaciones en diferentes países.  Jorge Cumbo, Emilio Arteaga, Mariano Uña Ramos y Jorge Milchberg eran por aquel entonces los integrantes de la formación.

Jorge Milchberg con Urubamba



Milchberg comienza su presentación hablando a la audiencia. Comenta que “Urubamba no es un grupo, nunca lo fue”. Según el mítico creador, Urubamba “es un encuentro”. A tal efecto recuerda un CD que grabó en Europa llamado “Salvados del olvido”, a través del cual homenaje a los músicos con quienes ha tocado en distintas etapas de su carrera. Autodefiniéndose como “una pieza de museo”, Milchberg recuerda que en 1955 el charango no era conocido en Buenos Aires, pero él deseaba poder aprender a tocar el instrumento, que su madre, tras una larga búsqueda, consiguió en la sección de empeños de un Banco. Por otra parte, el músico recalca que “más allá del folklore hay una necesidad de transmitir”.

 
Jorge Milchberg


La formación reunida para esta actuación la componen Jorge Milchberg en charango, Leticia Kleiman (Letinka) en percusión y canto, Olivier Milchberg, hijo de Jorge, en guitarra y aerófonos, Fidel Guigui en aerófonos y coros y Juan Gau, quien participa especialmente en este encuentro.

 
Fidel Guigui



Los primeros temas son tradicionales: el hermoso Sikuris, original de Perú y El canelazo (o Abra la puerta), atribuido por Milchberg a la música colombiana, mientras que otras fuentes aseguran que forma parte de la música ecuatoriana. El título alude a un famoso licor blanco preparado en regiones andinas. La versión de Urubamba es excelente, con una instrumentación tan variada como exquisita.


 
Leticia Kleiman (Letinka)


El tercer tema está formado por dos creaciones de Milchberg. La primera es Milonga trunca y está dedicada a Martín Torres, recordado guitarrista argentino que no llegó a tocarla, y la Canción de cuna (para un charango), que nos trae reminiscencias de algunas melodías andinas compuestas en los años 70. Por su parte, Kantus evoca “la parte más profunda del folklore boliviano”, al decir del veterano músico.

 
Olivier Milchberg


Ya es tiempo de milonga comienza con los acordes en guitarra de Juan Gau, a los que se va sumando el charango, logrando un brillante coloquio de cuerdas. En laa “casi chacarera” Station Leticia se luce tocando el cajón peruano; en la siguiente obra, la vidala de los Hermanos Agüero De lejos parece un humo nos deleita con su canto.


 
Juan Gau

La raíz andina está presente con mucha fuerza en Sonkoyman, antiguo tema del Perú, y en la creación de Milchberg Campanas de Santa Cruz. La obra está inspirada en el paso del autor por dos pueblos de la provincia de La Rioja llamados precisamente Campanas y Santa Cruz. A su vez, don Jorge nos cuenta que ha recibido inspiración de la obra El llanto de mi madre, del potosino Juan Wallparrimachi, nacido en 1793.  Es una lindísima melodía de cuerdas matizadas por quena y zampoñas, muy creativa.

 
 
 
 

Charango y guitarra se conjugan nuevamente en Sinergia , basada en ritmos venezolanos. Leticia se luce una vez más cantando la célebre Vasija de barro, de Gonzalo Benítez y Luis Alberto Valencia. La experimental Zamba de cinco, aludiendo a cinco tiempos y el homenaje al escritor Julio Cortázar en Cronopios van dando lugar al cierre de una noche artística excepcional.

 
 
 

Como bis, otra obra de Milchberg, dedicada por el autor a Horacio Salazar, sonidista de la sala e intérprete de esta obra junto al grupo Abya Yala. Se trata de la hermosa Túsuy que da el broche de oro a una nueva Noche de Charanguistas.
 
 


NOCHE DE  CHARANGUISTAS
Producción artística: Patricio Sullivan y Juan Pablo Gau
Coordinación y programación de auditorio: Roberto Zerdá
Sonido de sala: Horacio Salazar
 
Agradecimientos especiales a
Juan, Melina y Patricio
Nicolás Segovia Artaza
Espacio Tucumán 

 
Más información:
 
Próximos Conciertos de Noche  de Charanguistas:
Viernes 9 de Noviembre  TUKUTA GORDILLO

Viernes 14 de Diciembre  FREDDY TORREALBA (Chile)
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario