domingo, 20 de mayo de 2012

Tiempo de Charangos I




Viernes 18 de mayo de 2012

La Paila

Costa Rica 4848, Palermo, Ciudad de Buenos Aires


El renombrado charanguista Rolando Goldman ha tenido la excelente idea de inaugurar un nuevo ciclo con la presencia de jóvenes y experimentados discípulos. Este primer concierto ha contado con la actuación de María Laura Caballero, Aldana Bello y Damián Verdún.



Damián Verdún, es uno de los más destacados músicos rosarinos. Ha publicado un disco titulado “Aguarriba”, con creaciones propias y de artistas latinoamericanos, y ha participado de importantes eventos como “Charangos del Mundo” y el Festival de Jazz de Paysandú (Uruguay). Además de actuar como solista ha participado en varios conciertos junto a la agrupación Colectivo Upé, difundiendo las sonoridades del charango fusionadas con diversos ritmos contemporáneos.




Damián comienza interpretando una obra propia, Ayni, que nos permite entrar en su fascinante mundo creativo, influido por sonidos litoraleños combinados con un enorme acervo cultural. Otra melodía creada por Damián, El niño, presenta un esquema rítmico interesante, con reminiscencias de la música “folk” estadounidense.
La partida, conocido tema instrumental de Víctor Jara, cobra especial dimensión en novedosos arreglos de Damián, partiendo de una especial introducción y un rasguido muy creativo que hace las veces de segunda “voz”.
Damián toca con mucha soltura y expresividad. En el samba O astronauta (originalmente con letra de Antonio Carlos Jobim y música de Baden Powell), el músico rosarino demuestra una vez más su gran talento en una adaptación completa, exquisita, potenciada hacia el final, con los efectos producidos por el looper.




Aldana Bello es una artista que difunde cantos y músicas ancestrales de América. Participa en el Festival Internacional Charangos del Mundo en 2010 y 2012 y forma parte de la Orquesta Pura Muña. En esta ocasión esta acompañada por el guitarrista Matías Peralta.


El primer tema solista se titula Semillas de viento. Es una creación propia, cantada a capella y en idioma quechua. El canto del tero, de Ricardo Vilca, nos acerca el arte profundo de este recordado músico jujueño.
Un lindo takirari de Matías Peralta, Sol y esencia, es una de las melodías destacadas en la interpretación de Aldana, quien posee un gran conocimiento de los ritmos del norte argentino. Otra composición de Aldana, Ay, Munay, potencia una hermosa conjunción o coloquio de cuerdas. Tanto Bello como Peralta tocan con naturalidad y expresividad. El clásico tema Mis llamitas, de Ernesto Cavour reafirma las extraordinarias condiciones artísticas del dúo.
Matías Peralta




María Laura Caballero nace en General Pico (La Pampa), pero vive la mayor parte de su vida en la ciudad bonaerense de Pehuajó, donde realiza sus primeros estudios musicales. Se radica en la ciudad de Buenos Aires, donde se gradúa de intérprete, arregladora y profesora superior de Tango y Música Folklórica, especialidad Charango. Como solista de este instrumento resulta finalista en el Festival Pre-Cosquín (años 2007, 2008 y 2009), participando además en importantes festivales de nuestro continente. María Laura ha grabado un CD, "Charango, dímelo tú" (2010) donde expresa su hondo sentir de los temas de raíz folklórica argentina.
María Laura Caballero y Silvio Fraga

El destacado guitarrista Silvio Fraga acompaña a María Laura en un interesante viaje musical que comienza con las zambas Viene clareando (Atahualpa Yupanqui y Segundo Aredes) y El silbador (Manuel José Castilla y Gustavo Leguizamón). Tenemos oportunidad de escuchar una melodía propia, Gateando, una composición breve e interesante, que como su nombre lo sugiere, es un gato (ritmo argentino que adquirió, como baile, gran popularidad desde la primera mitad del siglo XIX).
La vicuñita, huayno atribuido a Antonio Pantoja, adquiere en esta oportunidad una versión lenta, vinculada a la copla. María Laura y Silvio aportan musicalidad y gracia en la interpretación. Otro ejemplo de su eximio arte está dado en la recreación de la Cueca del arenal (Eduardo Falú y Jaime Dávalos).



Finalizando esta parte del concierto, Maria Laura invita al escenario a su maestro Rolando Goldman, recreando en charango, ronroco y guitarra la chacarera La olvidada (Atahualpa Yupanqui - Julián y Francisco Díaz).

María Laura, Rolando Goldman y Silvio Fraga



 
Rolando Goldman comienza a tocar el charango a los 12 años de edad. En la década de 1980 funda el grupo Viracocha, que resulta ganador en el Festival de Folklore de Cosquín (1984). Graba con numerosos artistas y se presenta en numerosos escenarios de Argentina y varios países de América latina. En 1999 aparece su primer disco solista, “Diablo Suelto”. Forma un dúo con el guitarrista Raúl Malosetti que recibe las mejores críticas. El dúo graba varios fonogramas de interés. En 2001 aparece el Método para charango de Goldman, quien también se encuentra abocado desde entonces a la docencia.
En esta ocasión Rolando Goldman interpreta grandes creaciones de otros autores, como el tango – canción Volver (Alfredo Lepera / Carlos Gardel) y la exquisita composición Para Pelusa, de Jorge Milchberg, uno de los grandes éxitos del grupo Urubamba en los años 70. Otro tema que permite el lucimiento de Goldman es el famoso Estudio para charango de Mauro Núñez, uno de los precursores del charango en Bolivia.
Los cuatro charanguistas de la noche nos deleitan con bellísimas versiones de temas populares. El primero de ellos es la Canción del jangadero, de Jaime Dávalos, con un precioso arreglo de María Laura Caballero. Como puede apreciarse en el video adjunto, los músicos, que interpretan instrumentos con diferentes afinaciones, logran una total empatía entre sí, disfrutando de su entrega musical.



Video: Canción del Jangadero

Otra joya del repertorio para charango es El Mercado de Testaccio, de Horacio Salinas, difundida mundialmente por el grupo chileno Inti-Illimani junto al eximio guitarrista John Williams.

Finaliza una noche de concierto espléndida, que promete una segunda edición el sábado 28 de julio en el mismo lugar.

Contactos:

No hay comentarios:

Publicar un comentario